Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La protección del horno de AHV sigue sin concretarse después de casi dos años

Cultura estudia si acepta su donación

El Departamento de Cultura del Gobierno vasco ha encargado un informe jurídico para estudiar la donación por parte de Altos Hornos de Vizcaya (AHV) del único horno alto que mantiene, en Sestao,que fue declarado monumento en 1999. La cesión de esta instalación al Ejecutivo fue ofrecida por la empresa a finales del pasado año, aunque debe ser aceptada por el Gobierno para que se materialice. El futuro de la protección del horno alto sigue, por tanto, sin aclararse debido a las reticencias de sus actuales propietarios, AHV, a asumir sus costes.

Los trámites de protección del horno se iniciaron en 1998 y se vieron envueltos en la polémica desde el principio. La Acería Compacta de Bizkaia (ACB), la empresa que sustituyó a AHV, se opuso a mantenerlo porque se ubicaba en el área en la que preveía su ampliación y argumentó que la conservación debería recaer en la Administración al tratarse de un bien común. Cultura se basa en la ley de patrimonio vasco, que encomienda esa labor a los propietarios.Con la decisión de ACB de ampliarse en otra zona se resolvió este problema, pero no el futuro de la conservación del horno.

A finales del pasado, AHV, una empresa latente en proceso de disolución, dedicada sólo a gestionar los activos, las jubilaciones y la salida de los trabajadores aún sin recolocación, elaboró una escritura pública de donación al Gobierno vasco. La empresa, según afirma uno de sus directivos, basa su pretensión en su propia situación. 'No hacemos nada productivo, y eso no encaja con una obligación de ese tipo'. Además, expresa la imposibilidad de hacer frente a los costes económicos de la conservación, que, según los cálculos del Gobierno, rondarían los 100 millones de pesetas, mientras que la ACB ha hablado de 500. 'Nosotros sí tenemos interés moral en mantenerlo, pero hay que ver en qué condiciones y el costo', asegura el directivo. A su juicio, la solución es donar el horno alto al Gobierno vasco.

Estudio jurídico

El Departamento de Cultura no ha tomado aún una decisión sobre la donación ofrecida por Altos Hornos de Vizcaya. Un portavoz de la consejería dijo que este asunto 'está en manos del gabinete jurídico para decidir lo que se hace'. La empresa ha mantenido contactos verbales con Cultura, cuyos responsables han asegurado a los directivos de AHV que 'no ven muy claro' la donación. El departamento quiere estudiar si la ley de Patrimonio vasco permite este tipo de donaciones, una fórmula que 'no suele ser habitual', según los medios consultados.

La declaración de monumento del horno alto de Sestao se encuentra impugnada judicialmente tanto por la empresa como Aceralia -la compañía mayoritaria en la ACB- y el Ayuntamiento de Sestao. Cultura lo justificó en 1998 por seis criterios diferentes: históricos, tecnológico, iconográficos, paisajísticos, sociales y didáctico-culturales. La protección del horno -de 80 metros de altura, inaugurado en 1959 y que fue apagado en 1995- se extiende a un área de 2.800 metros cuadrados, incluyendo los elementos auxiliares, como tres estufas, el colector de gases, el sistema de depuración y la nave de colada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de marzo de 2001