Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Conferencia Episcopal soslaya las acusaciones de estafa contra el nuncio Kada

Los obispos centran su respuesta en la legalidad del relevo en las obras misionales

José Luis Irízar no ha presentado denuncia oficial sobre esa supuesta estafa, pero mantiene lo dicho. 'Acudí a la Secretaría de Estado [del Vaticano] el 17 de diciembre de 1997 [y] me confirmaron lamentablemente que se trataba de una estafa'. Así se expresó el lunes por escrito y, según él, 'obligado en conciencia' y 'bajo juramento'. Tan directa acusación alcanza directamnente al anterior nuncio del Papa en España, Lajos Kada, y ocupa gran parte de la carta de despedida de Irízar. Su sustituto al mando de las Obras Misionales Pontificias toma posesión hoy mismo.

En cambio, la Nunciatura y la Conferencia Episcopal Española (CEE), en el comunicado conjunto de ayer, despachan la acusación en siete líneas y como cuestión lateral. 'Por lo que respecta a la venta de una colección de 12 grabados de reconocidos artistas, a la que se ha referido José Luis Irízar, es necesario aclarar que, apenas se conoció el hecho, la Secretaría de Estado comunicó al nuncio Lajos Kada que la muestra de arte contemporáneo, para cuya financiación se vendían los grabados, no iba a tener lugar', dice textualmente la CEE.

Las acusaciones de estafa elevadas el lunes a varios medios de comunicación por el propio Irízar no tuvieron tapujos, ni tampoco la adjudicación de responsabilidad sobre el arzobispo Lajos Kada, que dejó el cargo en la Nunciatura de Madrid hace un año por haber cumplido la edad de jubilación. El ya ex director de las Obras Misionales Pontificias relataba también con precisión sus gestiones ante la Sante Sede para aclarar la finalidad de unas 'actividades comerciales' realizadas desde un despacho de las OMP, ocupado, previa solicitud de la Nunciatura, por 'una señora que se presentó como directora comercial de un supuesto homenaje a Juan Pablo II con motivo del XV aniversario de su proclamación', que debía financiarse, entre otros fondos, con la venta de 500 carpetas con arte contemporáneo al precio de millón y medio de pesetas cada una.

La CEE y la Nunciatura del Vaticano no negaron ayer que se produjera esa operación comercial. Se limitaron a aclarar que 'apenas se conoció el hecho' se abortó la operación porque no 'iba a tener lugar' [el homenaje al Papa], pero sin decir qué tipo de 'hecho' fue el conocido: si la venta de la carpeta de arte o la irregularidad de la operación denunciada por Irízar.

El comunicado de los obispos y de la Nunciatura se elaboró en la mañana de ayer en una reunión celebrada en la sede de la CEE por algunos de los miembros de su Comité Ejecutivo, al que pertenecen los cardenales de Madrid, Rouco Varela, y Barcelona, Carles Gordo; los arzobispos Díaz Merchán (Oviedo), Elías Yanes (Zaragoza) y Fernando Sebastián (Pamplona), y los obispos Uriarte (San Sebastián) y Asenjo, auxiliar de Toledo y portavoz de la CEE.

Irizar fue nombrado el 6 de septiembre de 1995 y su mandato terminó con el quinquenio, el 6 de septiembre de 2000. Según la CEE, su recurso ante el Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica, solicitando la prórroga de su mandato durante otro quinquenio, fue rechazado por el citado tribunal el 24 de enero de 200, informa Europa Press.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de marzo de 2001