La ganadora del Azorín cree que la poesía es la base de la literatura

Luisa Castro gana el premio con la novela 'El secreto de la lejía'

Natural de Foz (A Coruña), Luisa Castro publicó sus primeros poemas a los 17 años. Ahora, con su tercera novela, El secreto de la lejía, ha logrado uno de los galardones literarios más importantes de España, el premio de novela Azorín.

La novela ganadora del concurso narra la historia de una joven de 18 años que emigra de Galicia a Madrid. 'La protagonista se siente fascinada por una ciudad que poco a poco la envuelve', comenta Castro. Un programa cultural radiofónico será la excusa para permanecer en la gran ciudad y vivir de cerca la transición política y cultural.

La escritora subraya que el título de la obra es una simple anécdota, ya que 'el personaje que influye en su estancia en Madrid, un poeta diez años mayor que ella, le habla del secreto de la poesía, es cómo el de la lejía', dice. 'Nunca se debe revelar [el secreto] ni ser preguntado ni contestado, debe arrasar con lo sucio y el poeta debe vaciarse completamente para poder ejercer ese proceso de lavado', añade.

Más información

Castro se pone en la piel de una joven poeta que llega a Madrid dispuesta a comerse el mundo. 'Fue la ciudad en la que viví un periodo que recuerdo con nostalgia', confiesa Castro. La poeta rechaza que se trate de una obra autobiográfica: 'No son vidas paralelas, la suya y la mía', explica.

La poesía impregna toda la creación literaria de la joven autora. Antes del Azorín, Castro obtuvo el Premio Hiperión y el Juan Carlos I de poesía y fue finalista del Herralde. La autora escribe tanto en castellano como en gallego y reconoce que tiene múltiples influencias literarias porque sus lecturas son 'anárquicas', matiza.

Luisa Castro defiende a ultranza la poesía: 'Es ahí donde el lenguaje, las palabras y los significados se renuevan constantemente', jusifica. 'Si no existieran poetas, el lenguaje quedaría muerto, anquilosado, irreversible', añade.

La filóloga galardonada se considera una 'temporera' de la literatura, actividad que comparte con colaboraciones en la prensa escrita. Para Luisa Castro el premio es 'un refresco, un alivio que me permite trabajar más tranquila'.

La gala de la 15ª edición del Premio Azorín, fallado la noche del jueves en Alicante, se caracterizó por la escasa presencia de escritores laureados, a excepción de Nativel Preciado y Sánchez Dragó. La editorial Planeta, por recomendación del jurado, ha decidido publicar también la obra finalista, Luna rota, de Benigno Dou.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción