Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sólo PP y PSOE acuden a la visita al Cesid organizada por Calderón

Sólo los diputados del PP y del PSOE acudieron ayer a la sede central del Cesid en respuesta a la invitación que el director del servicio secreto, Javier Calderón, formuló a la Comisión de Defensa del Congreso. Este acto, programado desde hacía tiempo, se inscribía en el programa de visitas institucionales que vienen realizando representantes del poder legislativo y judicial a las instalaciones del centro de inteligencia y que a principios de este mes incluyó a la Comisión de Exteriores.

Sin embargo, la visita de ayer se vio envuelta en la polémica debido a las acusaciones que, desde medios afines al PP, se han lanzado contra Calderón con motivo del 20 aniversario del 23-F, imputándole una supuesta participación en la intentona golpista desde su cargo de secretario general del Cesid, que entonces ocupaba. Los portavoces del PNV, IU y CC rechazaron acudir a la sede del servicio secreto, dando así crédito a las acusaciones, mientras que el representante de CiU excusó su presencia alegando compromisos anteriores.

El sorprendente silencio ante estas gravísimas imputaciones del Gobierno que le nombró y le mantiene en el cargo quedó más patente en contraste con el apoyo público expresado por los familiares de dos ex ministros de Defensa con UCD, Agustín Rodríguez Sahagún y Manuel Gutiérrez Mellado.

Manuel Gutiérrez-Mellado Blasco, hijo del militar que se enfrentó a Tejero en el Congreso, difundió una nota en la que, en su nombre y en el de sus hermanos, expresa su 'indignación' ante los ataques a Calderón, 'no inferior a la que sentiría nuestro padre si viviera en estos momentos'. El director del Cesid, asegura, 'fue uno de los miembros del reducido grupo de militares de la más estrecha confianza' de Gutiérrez Mellado, que participó en su labor de integrar a las fuerzas armadas en el proceso democrático de España.

Por su parte, Rosa Martínez Guisasola, viuda de Rodríguez Sahagún, transmitió a Calderón 'el apoyo y la solidaridad' de toda su familia, 'en la creencia', dice, 'de que así lo habría hecho mi marido, Agustín, si estuviera vivo'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de marzo de 2001