Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CULTURA

El Constitucional rechaza el recurso contra la disolución de la IVEI

Una cuestión formal, la caducidad de la iniciativa por haber sido formalizada fuera de plazo, ha llevado a que el Tribunal Constitucional rechace el recurso presentado por cinco trabajadores de la Institució Valenciana d'Estudis i Investigació (IVEI) contra la disolución del organismo. En una resolución del pasado 18 de enero, la Sala Primera del Constitucional ratifica la decisión del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de la Comunidad Valenciana de no admitir el recurso por haber superado los plazos establecidos. Con ello, la discusión de fondo sobre la polémica desaparición de la IVEI, una de las instituciones de mayor relevancia cultural en su momento, no ha llegado a dilucidarse jurídicamente.

La IVEI, creada a partir de la antigua Institució Alfons El Magnànim en 1987 como un consorcio de la Generalitat y la Diputación de Valencia, entonces gobernadas por los socialistas, fue disuelta en julio de 1997 por acuerdo del Consell y de la Corporación Provincial, ya en manos del PP. La decisión suscitó una importante polémica, debido a que la IVEI, sobre todo en su línea de publicaciones, con la revista Debats como principal punto de referencia, gozaba de un gran prestigio en medios culturales e intelectuales.

Los responsables populares disolvieron la IVEI y escindieron sus competencias entre dos organismos: la Institució Alfons El Magnànim, dependiente de la Diputación, y el Organismo Público Valenciano de Investigación (OPVI), adscrito a la Generalitat. La plantilla de la IVEI fue desmantelada y sus empleados trasladados a otros puestos en la Administración. Cinco de los 15 trabajadores de la institución promovieron un recurso contencioso-administrativo contra la disolución de la misma. En su opinión, se había producido una 'desviación de poder' y una 'depuración de funcionarios', incumpliendo la Ley de la Función Pública, al obligar a los empleados a cambiar de puesto cuando, de hecho, la IVEI tenía continuidad en otras instituciones que heredaban sus fines.

Los promotores del recurso, -para el cual solicitaron pruebas documentales a la Generalitat, la Diputación y las Cortes con la intención de demostrar que, efectivamente, los políticos habían expresado que su objetivo no era matar la IVEI, sino 'potenciarla' de otra manera-, demoraron su presentación a la espera de recibir esos documentos. Finalmente, se formalizó el 1 de febrero de 2000 y, al día siguiente, el TSJ dictó un auto desestimando la iniciativa por haber superado los plazos legales.

Los demandantes, tras una apelación ante el mismo TSJ que fue desestimada, presentaron recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional y éste, finalmente, ha ratificado la inadmisión.

La desaparición de la IVEI suscitó en su momento una importante polémica entre el PP y los partidos de la oposición. Desde numerosos sectores intelectuales y de opinión, se criticó como un acto de sectarismo y se atribuyó a la decisión de los responsables de la Generalitat y la Diputación, el consejero de Cultura Francisco Camps y el presidente de la Diputación de Valencia Manuel Tarancón, de deshacerse de una institución que no podían controlar, tras dos años de crisis permanente generada por el enfrentamiento entre el director, Agustín Andreu, y el responable de publicaciones, José Luis Villacañas, ambos nombrados tras la victoria electoral del PP.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de febrero de 2001