Bienestar Social 'carga' la atención a inmigrantes a los ayuntamientos

La directora general de Servicios Sociales de la consejería de Bienestar Social, María Luisa Gracia, descargó ayer en los ayuntamientos la responsabilidad de atender a los inmigrantes que se encuentran en la Comunidad. En Alicante, la Consejería de Sanidad suspendió anoche una donación de sangre voluntaria en una sucursal bancaria porque la organización se vio 'desbordada' al acudir más de 200 inmigrantes dispuestos a demostrar que son solidarios y que 'la sangre no tiene fronteras'.

María Luisa Gracia señaló que son los ayuntamientos los que han de atender la situación de los extranjeros, ya que la Generalitat 'no tiene la competencia para atender las necesidades de los inmigrantes de manera directa'. Apuntó que son los departamentos de servicios sociales municipales 'a los que compete ofrecer los servicios básicos' a los inmigrantes y que la función del Consell se limita a financiarlos.

A la situación de los inmigrantes sin papeles también se refirió ayer la diputada socialista Nuria Espí, quien solicitó que el Gobierno amplíe la concesión de expedientes de regularización a inmigrantes, así como la concesión de permisos temporales. Espí apeló al Consell para que cree una red de albergues para los extranjeros que trabajan de forma temporal en la Comunidad. Por otro lado, el Bloc Nacionalista Valencià y la Unió de Llauradors i Ramaders coincidieron ayer en la necesidad de cuantificar la mano de obra inmigrante y facilitar alojamiento para que puedan trabajar 'en condiciones dignas'.

Por su parte, el colectivo de inmigrantes de Alicante acudió anoche masivamente a las dependencias de una sucursal bancaria de la ciudad para donar sangre. Allí los equipos de hemodonación de la Consejería de Sanidad se vieron desbordados por la avalancha de personas y decidieron trasladarla al Hospital Universitario de San Juan. Tan sólo 15 personas pudieron donar sangre en estas dependencias. Con esta medida el colectivo expresó su solidaridad con las personas que necesitan sangre.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS