Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SEGURIDAD ALIMENTARIA

Hacienda prevé imponer una tasa a los intermediarios

El Gobierno implantará una 'figura tributaria', previsiblemente una tasa, para afrontar todos los gastos derivados de la crisis de las vacas locas que no están recogidos en los Presupuestos Generales del Estado. Así lo anunció ayer el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. El tributo, que estará diseñado en las próximas semanas, gravará a los grandes intermediarios en la comercialización y distribución de todo tipo de carne.

Semanas atrás, el ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, anunció la implantación de una tasa para financiar la retirada de los residuos peligrosos (como el cerebro o la médula espinal) que se extraen a todo el vacuno que se sacrifica. De hecho, en el plan de acción contra las vacas locas aprobado por el Gobierno se señalaba que este coste corría a cargo del sector privado, lo que ha motivado la protesta de los ganaderos.

Objetivo más amplio

Sin embargo, Montoro dio a entender ayer en Valencia que la tasa tendrá un objetivo más amplio. Aseguró que la 'figura tributaria' se constituirá en virtud 'de la magnitud del gasto' derivado del descenso de carne de vacuno en el mercado español como consecuencia de la crisis de las vacas locas, iniciada a finales de noviembre pasado. Añadió que el gravamen se establecerá en función del 'precio de la carne en el mercado', informa Efe.

Por su parte, el secretario de Estado de Hacienda, Enrique Giménez-Reyna, anunció que la tasa gravará a los mataderos y la fase intermedia de la distribución de carne. Sin embargo, un portavoz ministerial matizó posteriormente que el gravamen se dirigirá sólo a 'los grandes intermediarios que comercializan todo tipo de carne en el circuito entre el matadero y el consumidor'.

En Hacienda consideran que los distribuidores a gran escala han sufrido la crisis en menor medida: se habrían beneficiado de la diferencia entre el descenso de los precios del ganado en origen y para el consumidor (los primeros han caído el 30%, según Agricultura, y lo que paga el consumidor por la carne de vacuno sólo bajó el 0,5% en diciembre).

Según Giménez-Reyna, el impuesto tendrá una cuantía 'pequeña'. Aseguró que no incidirá directamente en los consumidores. Con todo, un portavoz ministerial matizó que el nuevo tributo está aún en estudio.

Hacienda no ha tomado aún la decisión final sobre la tasa. Entre la documentación que estudia figura la iniciativa adoptada en Francia. El Gobierno freancés ha decidido que los consumidores paguen un franco más (25 pesetas) por cada kilo de carne.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de enero de 2001