Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La pantalla, el arma más eficaz de la nueva Intifada

La televisión se ha convertido en el arma más eficaz de la nueva Intifada palestina, que se inició el pasado 28 de septiembre y en la que han muerto más de 370 personas y más de 15.000 han resultado heridas. Las imágenes de la pequeña pantalla se han convertido en el instrumento de agitación de la revuelta, no sólo en los territorios autónomos, sino también en el resto de los países árabes, aseguran preocupados los políticos y militares israelíes.

Las imágenes de la nueva Intifada están siendo difundidas sin cesar por la televisión oficial palestina, pero también, vía satélite, por la cadena de Qatar Al Jazira, una potente y moderna estación dotada de alta tecnología, que ha sabido imponerse en todos los hogares de la región gracias a su credibildad, tras haber roto los corsés y los controles habituales que en esta zona suelen imponerse a los medios de comunicación.

'En casa vivimos desde hace tres meses en directo la Intifada', aseguraba ayer un palestino de Jerusalén Este, mientras se instalaba cómodamente en el sofá de su salón, ante dos aparatos encendidos de televisión -uno para la palestina y otro para la emisora de Qatar- y, armado con el mando a distancia, se disponía a pasar así toda la velada.

Los sociólogos y politólogos aseguran que la televisión ha jugado un papel importantísimo y crucial en esta nueva Intifada, sobre todo con respecto a la anterior -de 1987 a 1993-, en la que las únicas imágenes de la revuelta llegaban a los hogares palestinos eran las que ocasionalmente difundían las cadenas de Israel o de la televisión jordana.

El fenómeno es, para estos especialistas, tan sorprendente y fundamental en esta revuelta como en el que hace diez años jugó la CNN en la guerra de el Golfo, con el agravante de que en este conflicto han participado también en directo centenares de pequeñas estaciones locales de televisión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de enero de 2001