Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SELFATI ILIAS - PINTOR

"España desconoce el arte marroquí"

Hace diez años que vive en Madrid, después de estudiar Bellas Artes ("era el único marroquí en la facultad", recuerda), y se fue quedando casi sin pensarlo. "Al principio era como una aventura, pero el tiempo pasa muy rápido y a veces no alcanzas a preguntarte por qué te quedas". Una respuesta engañosa, porque Selfati Ilias (Tánger, 1965) está lleno de preguntas. Las obras que presenta en la feria Estampa, que tiene a Marruecos como país invitado, son parte de una larga y profunda indagación plástica y existencial. Un autorretrato infinito, al borde de la nada. El rostro de un extranjero."Mi encuentro con Paul Bowles en Tánger, a partir de 1984, fue decisivo para cierta manera de ver las cosas y el mundo", dice. "Él fue como un modelo. Había llegado cuarenta años antes, sin pensar en quedarse, y la ciudad le sedujo. Su casa estaba abierta a los artistas y se hablaba y se discutía de temas que te abrían una perspectiva de lo que pasaba en otros países. Tánger era en esos años una ciudad muy europea y muy americana, auténticamente cosmopolita. Y además está el mar. Los tangerinos siempre miramos hacia fuera, hacia el mundo del otro lado".

Una visión que no siempre tiene respuesta. "En España no se conoce el arte contemporáneo de Marruecos", dice Selfati, que firma sus cuadros sólo con su nombre. "Pero esa situación está empezando a cambiar. La última visita del rey ha sido muy positiva para las relaciones entre los dos países. El que Estampa haya dedicado este año su edición al arte marroquí es un paso adelante. El año pasado se hizo en París una importante muestra dedicada a Marruecos, que tuvo gran impacto y puso de relieve a muchos artistas nuevos. Ahora sólo falta que ferias internacionales como Arco se fijen en lo que pasa allí. Hasta ahora no han dedicado ninguna edición al arte africano".

Selfati, que acaba de recibir la mención de honor del Premio Nacional de Grabado de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando ("creo que soy el primer marroquí que han premiado", dice), trabaja en Madrid pero viaja con frecuencia al extranjero. Ha expuesto en Nueva York, París, Los Ángeles e Irlanda.

Con compromisos para exponer en Nueva York y Düsseldorf en los próximos meses, Selfati piensa seguir aquí. "He estado en ciudades muy fuertes, y me gusta", afirma. "Al final siento que en Madrid trabajo mejor, porque es una ciudad más humana, no hay esa competitividad salvaje que existe en otros sitios. Aquí te dejan construirte por dentro".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de noviembre de 2000