Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Cumbre europea de Biarritz

200 millones de euros de ayuda urgente para Serbia

Un equipo de técnicos y expertos enviados por la Comisión Europea para evaluar las necesidades más urgentes en Serbia estima que hace falta una ayuda europea de 200 millones de euros para hacer frente a las carencias más apremiantes en sanidad, enseñanza, alimentos o suministros energéticos, especialmente para calefacciones. La Comisión difundió ayer ese dato en la cumbre europea de Biarritz sólo 24 horas antes de la prevista llegada a la localidad francesa del nuevo líder yugoslavo, Vojislav Kostunica.Para este año, la ayuda europea prevista para los Balcanes es de 540 millones de euros, de los que 300 serán destinados a Kosovo. Para 2001, la Comisión se propone ampliar a unos 800 millones de euros esa aportación global para los Balcanes, y mantendrá unos 300 millones para Kosovo. El portavoz de la Comisión, Jonathan Faull, afirmó que los fondos necesarios para esa ayuda especial hacia Serbia, que tendrá que ser aprobada por el Consejo y el Parlamento, está prevista como fondo de emergencia para situaciones como las que ahora se viven en Serbia. Faull aseguró que esa cantidad no se detraerá de algún otro programa de ayuda ya aprobado.

El anuncio de esa probable ayuda de emergencia para Serbia le será comunicada hoy al nuevo líder yugoslavo, Vojislav Kostunica, cuando acuda a almorzar con los líderes de los Quince. La invitación le fue cursada la semana pasada coincidiendo con la reunión de ministros de Exteriores de la UE en Luxemburgo, y Kostunica respondió que acudiría a Biarritz si la situación en su país se lo permitía.

Respaldo a Kostunica

La foto de Kostunica junto a todos los jefes de Estado o de Gobierno de la Unión supondrá el espaldarazo total a los cambios democráticos que ha emprendido la República de Yugoslavia. "Nos alegramos de cómo está evolucionando la situación", comentó ayer el presidente francés, Jacques Chirac, que anunció que el ministro francés de Exteriores, Hubert Védrine, y Javier Solana, Míster PESC, acudirán a la cumbre de Zagreb, a finales de noviembre.El ministro español de Exteriores, Josep Piqué, aseguró ayer que, en el almuerzo con Kostunica, se pondrá sobre la mesa la necesidad de que Slobodan Milosevic sea juzgado. La comunidad internacional presiona para que sea ante el Tribunal de La Haya, mientras las fuerzas yugoslavas prefieren a sus propios tribunales. En todo caso, dijo Piqué, lo inadmisible sería ver a Milosevic como "honorable jefe de la oposición". Para España, además, el futuro de Yugoslavia debe pasar por una amplia autonomía para Kosovo y Montenegro, pero respetando la integridad territorial yugoslava.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de octubre de 2000