Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

Un reto de medios y formación

JAVIER CÁCERES Cada nueva era o ciclo debe incorporar elementos de progreso; en caso contrario, no merece ese calificativo. La sociedad de la información define una nueva era, situada entre la sociedad posindustrial y las etapas caracterizadas por la mejor gestión de los conocimientos.

El proceso tiene una lógica aplastante. La sociedad de la información alude a una comunidad en la que todos los ciudadanos tienen acceso a las tecnologías, gracias a la disponibilidad de infraestructuras de comunicaciones de suficiente velocidad y capacidad a un precio razonable y la formación de los profesionales necesarios. Pero nos encontramos ante unas comunicaciones lentas, deficientes y caras y, pese a ello, se lanzan campañas publicitarias que están teniendo un efecto desincentivador, ya que cuando el potencial cliente, convencido por el reclamo, obtiene tiempos de respuesta inadmisibles y mil inconvenientes más, le convencen de que esto de Internet no va con él.

Por otro lado, la escasez de profesionales está tensionando el mercado laboral y restando competitividad a las empresas, reduciendo las posibilidades de creación de nuevos productos y servicios.

Para conseguir mejorar esta situación se debe trabajar de forma conjunta Administración, organizaciones intermedias y empresas, garantizando, en primer lugar, la existencia de una red de telecomunicaciones con velocidad, ancho de banda y capilaridad suficiente y con un coste razonable.

En segundo lugar, se deben tomar todas las medidas necesarias para disponer de suficiente personal, adecuadamente formado, para sostener la sociedad de la información local y, si es posible, crear actividades generadoras de puestos de trabajo y riqueza.

Estos aspectos han sido destacados en la reunión del World Electronics Forum (WEF) celebrada a principios de octubre en París, con la participación de Gaia. Este detallado estudio que cubre el estado de la cuestión y las medidas tomadas en un gran número de países, ha sido aprobado unánimemente en la Asamblea del WEF y asumido por más de 25 países como base para la toma de decisiones tanto a nivel de país como de áreas económicas.

El reto tecnológico (infraestructuras) y el reto formativo (profesionales) están lanzados y depende ahora de la voluntad y capacidad de las Administraciones, centros de formación y empresas, fundamentalmente, que pueda resolverse y, con ello, permitir el desarrollo de la sociedad de la información de forma armónica, suficientemente rápida, y beneficiosa para toda la ciudadanía.

Javier Cáceres es director general de GAIA.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de octubre de 2000