Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Científicos españoles presentan las primeras fotos de 'planetas' extrasolares

Los cuerpos celestes estudiados flotan libremente en el espacio

Santa Cruz de Tenerife

En la carrera desatada en los últimos años por la búsqueda e identificación de planetas y cuerpos similares fuera del sistema solar, un grupo de investigadores españoles marca hoy un hito al presentar las primeras imágenes directas, tomadas en luz visible y en infrarrojos, de unos objetos planetarios en formación. Son 18 cuerpos similares a Júpiter, pero más grandes, que flotan sin orbitar estrella alguna en la constelación de Orión.

Las imágenes de los cuerpos celestes, que publica Science, se han obtenido con telescopios situados en España y tres de ellos han sido caracterizados en detalle mediante el análisis de su luz con uno de los telescopios gigantes Keck de Hawai. Estos objetos de masa planetaria están en una región de intensa formación estelar en la nebulosa de Orión, a unos 1.000 años luz de distancia de la Tierra, explica Rafael Rebolo, director del equipo que ha hecho el hallazgo. Los siete científicos autores del estudio -cinco españoles y dos alemanes- estiman que los 18 objetos planetarios tienen masas comprendidas entre tres y 15 veces la de Júpiter, nacieron hace unos cinco millones de años -al mismo tiempo, prácticamente, que los primeros homínidos se separaban evolutivamente de sus primos los monos- y están aún en fase de formación, explica Rebolo (del IAC y el CSIC). "La formación de objetos jóvenes y de flotación libre de masa planetaria como éstos es difícil de explicar con los modelos actuales de formación de planetas", señala, por su parte, María Rosa Zapatero (del IAC, actualmente en Caltech, en California), la investigadora principal del equipo.

Los científicos sostienen que esas bolas de gas, que ahora tienen una temperatura de unos 1.500 grados centígrados, seguirán comprimiéndose y dentro de unos 100 millones de años se habrán enfriado hasta cero grados centígrados y serán como Júpiter, pero más grandes.

Los planetas extrasolares detectados hasta ahora -unos 50- no se han visto directamente, sino que se ha deducido su presencia por la influencia gravitatoria que ejercen sobre las estrellas alrededor de las cuales giran. Hace tres años, la NASA anunció a bombo y platillo que una investigadora había fotografiado con el telescopio Hubble uno de estos cuerpos. Después tuvo que rectificar cuando se comprobó que era en realidad una estrella lejana.

Otros cuerpos descubiertos son como minúsculas estrellas frustradas, denominadas enanas marrones, tan pequeñas que en su interior no hay presión suficiente para que se enciendan las reacciones nucleares y luzcan.

La frontera entre unos y otros, entre planetas grandes y enanas marrones (13 veces la masa de Júpiter), es una convención de los astrofísicos sobre la que todavía discuten. "Si los planetas sólo pueden existir alrededor de una estrella, nuestros candidatos son enanas marrones de masa muy baja; pero si los planetas deben tener cierta masa, entonces estos objetos son planetas", dice Zapatero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de octubre de 2000