Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los padres adoptivos del niño de El Royo no entregaron al menor tras certificar que tiene gripe

Un juzgado estudia la posible suspensión de la orden de ingreso del pequeño en un centro

El Juzgado de Instrucción número 6 de Salamanca estudiaba en la tarde de ayer la posibilidad de suspender la ejecución del auto que obliga al matrimonio de acogimiento de la localidad soriana de El Royo a entregar al niño Diego L. B., de 21 meses, a los responsables de la Gerencia de Servicios Sociales de la Junta de Castilla y León. El auto establece el ingreso del niño en un centro de acogida con el fin de que pueda ser visitado por su madre biológica, Margarita Bernal, que padece una grave enfermedad de carácter psiquiátrico. Los padres adoptivos adujeron ayer que el niño tenía gripe para no entregarlo, y reiteraron que nunca se desprenderán de él. A las once de la mañana de ayer finalizó el plazo dado por el juzgado de Salamanca para que la familia de acogida entregara al niño. El padre adoptivo, Carlos de Francisco, presentó a esas mismas horas en el edificio de la Junta de Castilla y León, en Soria, un certificado médico que asegura que el menor padece una afección gripal y aconseja que no salga del domicilio. Tras presentar el documento, De Francisco mostró su enfado por "la incoherencia de los jueces", ya que "la sentencia dictada por el Juzgado de Salamanca no vela por los derechos del menor sino que prima los de la madre biológica".

La madre biológica se desplazó ayer por la tarde en autocar desde Salamanca para intentar ver al pequeño. Margarita Bernal llamó varias veces a la puerta de la casa donde vive Diego sin obtener respuesta alguna del interior. Rodeada de medios de comunicación afirmó: "Estaría dispuesta a permitir que el matrimonio cuide de Diego siempre y cuando yo viva en el pueblo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de octubre de 2000