Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La victoria del miedo

Soberanía

MÁS INFORMACIÓN

"Nos quieren subir a un avión a todos juntos, pero aquí sabemos muchos, la mayoría al parecer, que no saben dónde pueden aterrizar. Y yo, desde luego, no me monto voluntariamente". Quien así habla en la plaza interior del Folketing, del Parlamento danés en Copenhague, es Klaus Michaelsen, un taxista que observaba el jueves divertido y satisfecho el frenético ir y venir, escaleras arriba y abajo, de políticos y periodistas daneses y extranjeros. Ya se había consumado lo que tantos temían en Europa y en la propia Dinamarca: los daneses habían rechazado por una muy sólida mayoría la propuesta de su Gobierno socialdemócrata-liberal de adherirse al euro, la moneda común europea. Michaelsen ya se había sentido bien por la mañana cuando vio al primer ministro, Poul Nyrup Rasmussen, llegar al colegio electoral y declarar "que estaba preocupado" por los primeros sondeos a pie de urna que se inclinaban hacia el no.Pues esas encuestas no fueron nada comparadas con los resultados reales que después habría de digerir el primer ministro. Allí, en el Parlamento, Rasmussen, con un tono que intentaba ser enérgico, pidió una silla y se subió a ella como el inolvidado Borís Yeltsin solía hacer con los carros de combate. Pero con otro discurso. Dijo que había fracasado, que asumía la responsabilidad, que los daneses son buena gente y que lo haría saber en Europa. Después se puso a cantar el himno socialdemócrata danés y se le llenaron los ojos de lágrimas.

Prejuicios

Michaelsen no pudo verlo en directo, pero no se habría conmovido a pesar de que es votante socialdemócrata. Porque, como la mitad de los votantes de ese partido, se había decidido por darle el disgusto al correligionario mayor y ya había votado en contra del euro. ¿Por qué? Entonces es cuando surgen uno tras otro todos los tópicos que declamaría un aristócrata británico afectado en sus fincas por alguna directriz medioambiental de la Unión Europea. "No queremos un macroestado europeo. Queremos seguir siendo soberanos, existir como nación y que nos gobierne quien nosotros elijamos, no una sarta de burócratas en Bruselas". El internacionalismo no está de moda. Ni entre los tories ni en el taxi de Klaus.Unas horas más tarde se congregan ante el mismo edificio unos 200 jóvenes con banderas al viento y botellas bien sujetas. Celebran "no ser vasallos de Bruselas". Por el entusiasmo y el griterío cualquiera diría que los acaban de hacer hombres libres. Pero no es eso. Son, dicen, "comunistas libertarios". "Mierda la Unión Europea", grita uno con aspecto de ser de los teóricos del grupo. Otro saca, nadie sabe de dónde, una bandera de la Unión Europea y comienza a quemarla por una esquina. No arde bien. Como no son expertos se les había olvidado la gasolina. Eso en Teherán no pasa. Al final llegan más mecheros y consiguen que arda un poco y, lo que es más importante, llegan las cámaras de las televisiones extranjeras y los fotógrafos. Ya es famoso el memo pelirrojo con la banderita.

Si el Ministerio del Interior decidió que se podían publicar sondeos a pie de urna durante toda la jornada, hecho insólito, no debe extrañar que los militantes de ambos bandos siguieran haciendo campaña. De ahí que, hacia el mediodía, Mari Oleson, una chica guapa de Mors, predicaba el no junto a la catedral de Copenhague, ese sobrio edificio luterano al que los ingleses volaron la torre en 1807 cuando los sentimientos de afinidad en el odio a Bruselas no habían cuajado aún entre ambas naciones. Mari estudia Sociología y sus dos hermanos, Martin y Arni, Ciencias Políticas. Es un dato. Los tres llevan varias semanas recorriendo toda la geografía danesa llamando a la resistencia contra el monstruo de Bruselas que quiere doblegar y después engullir a los valerosos resistentes del Norte.

Cambio de escenario: Club Kakadú, calle de Colbjornsens, 6, vísperas del referéndum. Un lupanar con la solera de más de medio siglo. Todas las chicas fuera de la barra consultadas se declaran a favor del . Da igual porque no votan. Son rusas, dominicanas, extranjeras. La encargada, no. Ella es danesa. Anuncia su voto en contra. "Bruselas nos quiere imponer su política. Los daneses tenemos nuestras costumbres y carácter que nada tienen que ver con esa Europa". Las extranjeras se encogen de hombros. Da la impresión de que a lo único que no tienen miedo ellas es a lo que aquí temen tanto, a Bruselas.

En Cristiania, la legendaria comuna que se instauró hace ahora 29 años, para cambiar el mundo, las relaciones humanas y la percepción de la realidad no hay celebraciones el jueves por la derrota del euro. Aunque hay ambiente. Las tiendas abiertas por la noche ofrecen todas lo mismo. El hachís afgano a 70 coronas el gramo, la marihuana colombiana algo más y el hachís marroquí, según índice de tetrahidrocannabinol (THC). El euro les trae al pairo, pero si hay que tomar posición, tendrá que ser en contra. "Contra la Europa de los mercaderes, cualquier cosa", dice uno mientras manosea su mercancía.Por desgracia para los partidarios del como Annita Bundegaard, redactora jefa del diario Politiken, la mayoría de los adversarios al euro y a la integración europea no proceden de estos ámbitos caricaturescos. Son daneses muy normales que tienen miedo a perder lo que tienen y no confían en ganar nada. Hay un problema de identidad en esta orgía de miedos y prejuicios, pero también de egoísmo y mucha falta de honestidad por parte de políticos y sociedad en debatir realmente lo que supone la histórica empresa de hacer de Europa un continente unido en el que la guerra sea imposible. Dinamarca ha dicho no y los daneses han demostrado sin quererlo que ellos, que tan estupendos se ven, son vasallos no de Bruselas, sino de las supersticiones.

Pero no es un drama. Como decía Klaus Michaelsen, el socialdemócrata antieuropeísta, esto "no es una tragedia. Peores cosas pasan en Kosovo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de octubre de 2000

Más información

  • La mayoría de los adversarios del euro y de la integración europea son daneses muy normales que temen perder lo que tienen y no confían en ganar nada