Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

De Villena novela la búsqueda de la libertad de una mujer casada

Luis Antonio de Villena (Madrid, 1951) empezó a redactar Pensamientos mortales de una dama, la novela que ahora ha editado (Planeta), hace más de tres años, pero fue dejándola y recuperándola muchas veces. "Se trata de una obra muy intimista, en la que una mujer, casada y con dos hijos, reflexiona sobre lo que ha sido su pasado y el camino que recorre para entrar en un territorio nuevo de su vida, en el que rompe con los tópicos de la feminidad para convertirse en una mujer libre", explicó ayer el autor.De Villena ha escrito Pensamientos mortales de una dama en primera persona. "Tenía miedo de parecer una mujer disfrazada", contó el autor, que reconoce que fue complicado ponerse en la piel de una mujer. Como ayuda recurrió a las confidencias de las amigas de la Universidad, que, como la protagonista del libro, tenían 20 años en los sesenta. El autor de Huir del invierno no cree, sin embargo, que la protagonista de su novela pertenezca a una época determinada. "La situación de la mujer ha mejorado, pero no tanto como se cree. Son muchos años de sometimiento y de represión".

La protagonista de su novela, una dama de 50 años, casada con un arquitecto famoso, nunca se rebeló contra el mundo que la dominaba y ese, a juicio del autor, es el mayor logro de la sumisión. De Villena recurre a la cita de Silvya Plath, que abre la novela: "Cada mujer adora a un fascista" para apoyar su tesis. No es el caso de la protagonista de Pensamientos mortales de una dama, quien acaba rompiendo la convivencia con su amo y se hace a sí misma asumiendo una libertad que siempre han tenido los hombres. El personaje creado por el autor de Biografía del fracaso pertenece a una clase privilegiada. Su relación con un masajista del gimnasio que frecuenta con regularidad cambia su vida. A ese amante se suceden otros, siempre más jóvenes que la protagonista.

El escritor no considera que se trate de una obra feminista, si acaso de "conciencia femenina y de liberación sexual".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de septiembre de 2000