LA SITUACIÓN DEL PAÍS VASCO

La plataforma ¡Basta Ya! considera que el éxito de su movilización abre una etapa sin vuelta atrás

Miembros de la plafaforma cívica ¡Basta Ya!, convocante de la mayor manifestación que se ha conocido en San Sebastián de rechazo a ETA y en apoyo a las libertades, reconocieron ayer su sorpresa por el impresionante eco que había obtenido su llamada, que se tradujo en "un alud de gente" invadiendo las calles. En opinión de los organizadores, la masiva respuesta ciudadana "marca un punto de no retorno" en la actitud de una sociedad que hasta ahora ha respondido pasivamente a los asesinatos de ETA y las amenazas de su entorno, según destacó el miembro de ¡Basta Ya! Carlos Martínez Gorriarán.

Más información

La impresionante movilización de la tarde del sábado en San Sebastián desbordó todas las previsiones de sus convocantes, según admitió ayer un miembro de la plataforma ¡Basta Ya!, todavía bajo la resaca producida por el éxito de la víspera. El profesor Carlos Martínez Gorriarán no ocultaba ayer su profunda impresión por esta respuesta a una convocatoria "hecha con un tambor y unos medios limitados". Y ponía el acento en el hecho de que mucha gente se haya decidido a dar la cara suscribiendo el manifiesto de la plataforma a sabiendas de que se iba a publicar o acudiendo en masa a la manifestación del sábado."Creo que su impacto va a ser brutal y tiene algo de muy novedoso. No creo que a partir de aquí se retroceda. Ha sido un punto de no retorno", añadió Martínez Gorriarán. La cifra de 100.000 personas facilitada por la Policía Municipal, que la convierte en la mayor de las manifestaciones celebradas nunca en la capital guipuzcoana, indica, según el miembro de ¡Basta Ya!, que, al margen de las personas que se desplazaron desde otros puntos del País Vasco y de España, a ella tuvieron que acudir forzosamente muchísimos simpatizantes nacionalistas de la comarca de San Sebastián. Serían "votantes que no están de acuerdo con la estrategia adoptada por el PNV y EA y que rechazan la situación a la que nos está conduciendo ETA". De la respuesta obtenida el sábado se puede concluir, según Martínez Gorriarán, "algo que sospechábamos: que no existe una fractura social entre dos comunidades. ¿Dónde estaba ayer la fractura social?".

Retroceso de los radicales

Otra conclusión apuntada desde los convocantes, que no olvidan el progreso registrado entre la manifestación del sábado comparada con la primera que ¡Basta Ya! organizó el 19 de febrero en la misma ciudad, es que esta segunda experiencia ha puesto en marcha una "dinámica imparable". A su juicio, se ha producido un avance muy considerable en la capacidad de movilización de los demócratas contra ETA, mientras que el mundo de la izquierda abertzale, que siempre he hecho ostentación de su presencia en la calle, empieza a registrar un retroceso acelerado, como se mostró en la contramanifestación que Euskal Herritarrok había convocado el mismo sábado, a la misma hora, en la localidad vecina de Zarautz.En este sentido el filósofo y escritor Fernando Savater, miembro activo de ¡Basta Ya!, declaró que la despectiva definición de "colonos" que Arnaldo Otegi dedicó en Zarautz a los integrantes de la manifestación de San Sebastián "no hay que tomarla en cuenta", porque es "el derecho al pataleo de quienes se sienten en minoría; y van a estar más en minoría cada vez". En tono jocoso, replicó al insulto de Otegi afirmando que "si nosotros, los de la manifestación multitudinaria, somos colonos es porque le gusta hacer el indio". "Lo que vieron ayer y les molestó tanto no es nada comparado con lo que se les viene encima. Esto irá a más", añadió en declaraciones a Servimedia. Indicó también que, en una situación tan difícil como la que vive el País Vasco, nadie puede permitirse "el lujo de tener un Gobierno en minoría, desacreditado y sin apoyo social".

Por su parte, el secretario general del PSE, Nicolás Redondo, dijo ayer que la manifestación de San Sebastián se ha convertido en "un salto en nuestra historia y en un punto y aparte de los últimos años". Según Redondo, la marcha fue "un gran ejemplo de civismo y de coraje en favor de la paz, la libertad, la Constitución y el Estatuto y no fue en contra de ningún partido democrático".

El secretario general de Eusko Alkartasuna, Gorka Knörr, expresó su "máximo respeto" a la manifestación y a sus participantes en la misma, pero justificó la ausenciade su partido porque desde la plataforma ¡Basta Ya! se realizaron "descalificaciones genéricas" contra el Gobierno vasco y algunos de sus portavoces reconocieron que se trataba de "una marcha contra el nacionalismo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0024, 24 de septiembre de 2000.

Lo más visto en...

Top 50