Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rodrigo: "No hay prisa, habrá que aclarar todas las cosas"

José Ignacio Rodrigo Fernández, asesor del Ayuntamiento de Madrid en la privatización del 49% de la funeraria y desde 1995 presidente de Funespaña -la empresa que consiguió en 1992 ese paquete de acciones por 200 millones de pesetas-, se encontraba ayer de viaje de negocios en Estados Unidos. Ayer por la mañana, en Miami (Florida) explicó a la cadena Ser su decisión de dimitir como representante de Funespaña en la empresa mixta.En primer lugar detalló que su marcha no responde más que a una reestructuración de Funespaña en la que el Ayuntamiento de Madrid no ha tenido nada que ver. "Lo que inicialmente en el año 1993 podría tener sentido para el grupo como forma de estructura, ya, desde primeros de este año, habíamos entendido que debíamos cambiarlo a finales de este año", apuntó José Ignacio, sobre el que pesa, según un informe de la policía francesa que obra en poder del juez que instruye el caso funeraria, un supuesto delito de blanqueo de fondos con los que compró la sociedad municipal.

"En el caso de Madrid y de otras ciudades", prosiguió, "van a salir varios consejeros, yo entre ellos, para que se incorporen aquellos representantes de las empresas de asistencia y seguros. No tiene mayor importancia".

Sobre la posible intervención del equipo de gobierno municipal del Partido Popular en su decisión final, subrayó: "El Ayuntamiento no ha intervenido en las cuestiones internas de Funespaña, ni Funespaña tiene nada que opinar sobre las cuestiones internas del Ayuntamiento".

José Ignacio Rodrigo Fernández matizó, por último: "Desmiento todas las informaciones que se han publicado, y lo que hay que hacer es darle tiempo al tiempo. No hay prisa y habrá que aclarar todas las cosas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de septiembre de 2000