Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El curso universitario se abre en la Ramon Llull con todos los rectores

El curso académico de las universidades catalanas se inauguró ayer con una ceremonia en una institución privada, la Universidad Ramon Llull (URL), aunque oficialmente no fuera así por la negativa de los centros públicos a que la Administración autonómica diera carta de naturaleza a uno privado. Asistieron casi todos los rectores, el presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, y el consejero Andreu Mas-Colell.

Los rectores de las universidades públicas habían amenazado al consejero de Universidades, Investigación y Sociedad de la Información (DURSI), Andreu Mas-Colell, con boicotear la inauguración oficial del curso académico si se celebraba en la Ramon Llull, un centro privado. La Generalitat respondió suspendiendo oficialmente la ceremonia, lo cual propició que los rectores acudieran como muestra de cortesía para con la universidad de la Iglesia.Tras siete ediciones consecutivas, el acto de inauguración oficial del sistema universitario catalán no se ha llevado a cabo este año de forma conjunta, sino que cada centro realizará un acto individual.

Durante el acto de inauguración, el presidente de la Generalitat aseguró que uno de los compromisos del Departamento de Universidades, Investigación y Sociedad de la Información es duplicar el número de titulados en Informática en Cataluña en los próximos tres años. "No tenemos suficientes titulados en informática", afirmó. Pujol explicó que la Generalitat tendrá preparado un plan en un mes para paliar el déficit de informáticos catalanes, que, puntualizó, "es un problema general en todos los países".

Después del acto, el consejero Mas-Colell aseguró que este plan preverá todo tipo de titulaciones; incluso existe la posibilidad de crear programas de posgrado en titulaciones que tengan que ver con las tecnologías de la información. Cuando fue preguntado por la negativa de los rectores universitarios catalanes a asistir al acto oficial de apertura de curso en una universidad privada, Mas-Colell no quiso opinar y se salió del paso con un "no hay polémica".

Jordi Pujol también aprovechó la ocasión para criticar al Gobierno central, ya que ha "incumplido" el acuerdo alcanzado sobre el traspaso de becas. Pujol destacó "la actitud decepcionante" del Ejecutivo español, que puede considerarse como una "deslealtad institucional". La Generalitat consiguió, tras años de negociaciones, el traspaso de la gestión de las becas y ayudas a la enseñanza universitaria. El acuerdo estableció que el Gobierno catalán gestionaría las becas antes de finalizar el curso 1998-1999, pero el Ejecutivo central aplazó el traspaso para el siguiente curso.

Pujol recordó que ha llegado el momento de reflexionar sobre la Universidad mediante el informe de la comisión Pascual, un estudio específico sobre la situación de las universidades catalanas que aporte ideas de futuro. Este trabajo debe ir en paralelo, según dijo, con la revisión de la LOGSE, que ya se ha aplicado totalmente en la enseñanza secundaria. Pujol también anunció que la Generalitat ya está trabajando en algunas propuestas.

Durante el acto no faltaron palabras de reconocimiento al papel que desempeñan las universidades privadas en el panorama educativo. Jordi Pujol valoró la "autosuficiencia" de estas universidades, como la URL, que este año celebra su décimo aniversario. Por su parte, Miquel Gassiot, rector de la URL, manifestó su satisfacción por la presencia de "los más altos respresentantes del Gobierno de Cataluña y de las universidades catalanas".

Selectividad

Un total de 3.789 estudiantes se examinaron ayer de las pruebas de acceso a la Universidad (PAAU). Estos son los primeros exámenes de selectividad que coordina Claudi Alsina, que sustituye en este cargo a Manel Martí Recober, quien dimitió el pasado mes de junio tras una serie de malentendidos en torno a la entrega o no de los cuestionarios en castellano a los alumnos.De los más de 3.000 alumnos inscritos en la prueba, 2.597 proceden del nuevo bachillerato y 1.192 son alumnos del antiguo COU y, por tanto, repetidores. El descenso de estudiantes que se han inscrito en el examen respecto a septiembre de 1999, en que fueron 7.323, se explica porque los alumnos del bachillerato LOGSE, que son ya una amplia mayoría, no tienen convocatoria de septiembre para aprobar el curso, una opción de la que sí disponen los de COU.

Los estudiantes de bachillerato LOGSE son sólo aquellos que suspendieron el examen de selectividad en junio o que desean mejorar nota. Estos alumnos, que tendrán también pruebas hoy y mañana, se examinaron ayer de lengua castellana, lengua catalana y lengua extranjera. Los estudiantes del antiguo COU se presentaron ayer a los exámenes de lengua catalana y castellana, filosofía y lengua extranjera.

El próximo día 29 de septiembre, los 21 tribunales de las PAAU darán a conocer las notas y hasta el 16 de octubre, cuando se lleven casi tres semanas de clase en la mayor parte de facultades, no se dará conocer la asignación de plazas para los alumnos que hayan aprobado el examen.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de septiembre de 2000

Más información