Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fox anuncia que está en condiciones de retirar el Ejército de Chiapas en diciembre

El presidente electo de México, Vicente Fox, anunció ayer que está en condiciones de retirar el Ejército del Estado de Chiapas a partir del 1 de diciembre, fecha efectiva de su toma de posesión, para facilitar el diálogo con los zapatistas y emprender así el proceso definitivo de pacificación de la zona. Fox también manifestó que su Gobierno fomentará la entrada de inversión extranjera para fortalecer el crecimiento de la economía. En este sentido, designó a los sectores petroquímico y de electricidad como los siguientes objetivos de privatización.

Fox parece dispuesto a mover ficha en el conflicto de Chiapas. Ayer, en un encuentro con periodistas españoles, anunció que está en condiciones de retirar el Ejército de la zona y de asumir las condiciones del Acuerdo de San Andrés o Pacto de Larraínzar, que quedó roto en 1996. Y que está dispuesto a hacerlo en cuanto tome el relevo presidencial, cosa que ocurrirá el próximo 1 de diciembre. Con ello, según sus propias palabras, pretende reabrir el diálogo con el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y solucionar el conflicto que afecta al Estado mexicano desde hace mucho tiempo.El presidente electo, que mantuvo ayer un encuentro con 700 directivos del BBVA Bancomer y una entrevista personal con los presidentes del grupo español (Emilio Ybarra y Francisco González), dio un amplio repaso a los planes que tiene previsto poner en marcha durante los próximos seis años:

- Inversión extranjera. La intención de Fox es atraer inversión extranjera de calidad con el objetivo de que la economía del país crezca a un ritmo anual del 7%. Ese objetivo es, en su opinión, imprescindible para la creación de empleo y riqueza en el país.

- Privatizaciones. El Gobierno mexicano está dispuesto a que la entrada de ese capital privado se centre en la petrolera Pemex y en el sector eléctrico. En concreto, para Pemex está elaborando un plan que cambie su régimen fiscal, con lo que se permitirá entrar a nuevos socios y "a que la empresa haga nuevas inversiones y mejore su competitividad", dijo Fox.

- Reforma fiscal. En este terreno, el futuro Ejecutivo quiere hacer una auténtica revolución que le permita alcanzar entre 4,5 y 5 puntos de crecimiento del PIB. Para ello, se compromete a no subir los tipos impositivos y a poner el acento en la elevadísima evasión fiscal que padece México y a tratar de que aflore la economía sumergida. En estos momentos se calcula que el 40% de la actividad económica mexicana está fuera del control fiscal.

- Inseguridad. En opinión de Fox, acabar con la corrupción es vital para solucionar este problema. Por ello, introducirá novedades legales que penalicen los casos de corrupción de los funcionarios y creará una secretaría de seguridad. Además, mantendrá al Ejército al frente de la lucha contra el narcotráfico, aunque en este punto defiende que la mejor forma de acabar con el problema de la droga requiere una acción multinacional concertada, con una fuerte implicación de Estados Unidos.

- Pobreza. El objetivo del próximo Gobierno mexicano es crear una secretaría de desarrollo social que se ocupe fundamentalmente de potenciar la educación y de completar y dar una mayor calidad al sistema de salud nacional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de septiembre de 2000

Más información

  • El presidente electo mexicano se compromete a facilitar la entrada de inversión extranjera