Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:Juan Carrete ParrondoDirector del Centro Conde Duque

"Mi intención es crear un taller de arte digital"

El historiador de arte Juan Carrete Parrondo (Madrid, 1944), dirige desde finales de julio el centro cultural Conde Duque. Con un presupuesto anual de 205 millones y 12 personas a su cargo, pretende crear un taller de arte digital y montar exposiciones monográficas sobre temas propuestos a artistas de diferentes disciplinas. También apuesta por mejorar los accesos al centro y su proyección en la vida cultural de la ciudad. Sustituye en el cargo a Álvaro Martínez-Novillo, que ha sido nombrado director del Instituto del Patrimonio Histórico Español (IPHE), dependiente de la Dirección General de Bellas Artes del Ministerio de Educación, Deporte y Cultura.Carrete asegura que "la gran apuesta artística" del futuro pasa por el arte digital. Su idea consiste en montar dos aulas para que los creadores puedan diseñar sus obras. La primera estaría destinada a los artistas que no conocen este nuevo lenguaje, de modo que aprendan las técnicas. La segunda sería para los que ya lo dominan. "Creo que en un año ya se podría hacer. Se trata de un proyecto muy amplio, en el que el artista puede tener a su disposición una gran base de imágenes en dos y tres dimensiones. Sólo tendría que tener ideas y crear, porque los colores y las imágenes las podría conseguir por medio del ordenador. Se trata, ante todo, de pensar en digital", asegura.

Otra idea que planea poner en marcha lo antes posible, el nuevo director del Conde Duque, es la difusión del arte que se hace en otras comunidades autónomas y en los países latinoamericanos. "Madrid debe convertirse con gusto en el espejo del resto de pueblos, autonomías y provincias y de todo lo que se está creando en ellas. Debe ser capaz de reflejar esa cultura específica que se da en Cataluña, el País Vasco o en Valencia, por ejemplo. El contacto con las autonomías es muy importante", asegura.

La innovación también puede llegar de la mano de Carrete, quien prefiere obras que se hayan creado para determinadas exposiciones. De hecho, un centro como el Conde Duque no debe ser el recinto sólo para muestras antológicas, que se montan "con sólo colgar las obras de las paredes". "Habrá que buscar comisarios que elijan a artistas que quieran trabajar para un determinado espacio y con una idea dada. Prefiero las exposiciones creativas y las obras colectivas", explica.

Carrete asegura que la cultura debe superar la fase de ocio y entretenimiento para "invitar a la reflexión y al espíritu crítico". No se busca únicamente que la gente conozca a los artistas, sino que también a través de sus obras se busquen nuevas ideas. Y, ahí, el cuartel del Conde Duque debe ser una institución puntera: "El arte es un todo. La creación no es sólo pintura o escultura o grabado. Cada vez se tiende más a una integración, y a mí me gustaría contribuir a ello".

Uno de los problemas que quiere solucionar el nuevo director es el de las malas comunicaciones y "lo desapercibido" que llega a pasar a veces el centro cultural para los madrileños. El hecho de estar entre dos vías de mucha circulación, como son la calle de la Princesa y los llamados bulevares, no facilita la llegada.

Juan Carrete ha trabajado hasta ahora como subdelegado de Calcografía Nacional, por ser académico correspondiente de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Piensa continuar, al menos de momento, con este cargo. "Creo que no me quitará mucho tiempo, porque en Calcografía hay un personal extraordinario con un excelente rodaje, y es una institución muy especializada", confiesa.

El cuartel del Conde Duque está en plena reforma. Se están adecentando los patios y se está dando un lavado de cara a las zonas interiores. "No hay que olvidar que es un antiguo cuartel y que los patios se construyeron para hacer la instrucción. Yo prefiero que se conviertan en un lugar de encuentro. Respeto la arquitectura, pero me parece que habría que cambiar su uso para hacerlos más acogedores", apunta. De hecho, habría apostado por hacer un cambio y haber introducido árboles o zonas estanciales. "Tal y como están ahora, son muy duros", añade.

El nuevo director destaca la labor puesta en marcha por su antecesor en el cargo, Álvaro Martínez- Novillo, y por el anterior concejal de Cultura y actual secretario de Estado para el Deporte, Juan Antonio Gómez-Angulo. En su opinión, este último fue el verdadero artífice de que en Madrid se empezara a ver el arte contemporáneo. "Los dos han puesto unos cimientos extraordinarios. Ahora yo no debo quitar nada, sino dedicarme a construir sobre esas sólidas bases que me han dejado. El trampolín con el que me he encontrado es extraordinario", asegura. "Me encuentro con un Conde Duque a mi medida. La apuesta es muy difícil, pero también muy interesante. También cuento con un equipo de funcionarios que trabajan de forma muy competente", concluye.

La temporada del Conde Duque está diseñada al 80% por la anterior dirección, a la que Carrete tiene la intención de incorporar montajes de obras sobre papel, para fomentar el coleccionismo, y otras de temas y de propuestas de comisarios que se adapten a las cinco salas de las que consta el centro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de agosto de 2000

Más información

  • Apuesta por aumentar la proyección del centro fuera de Madrid. Para eso opta por hacer exposiciones colectivas en las que se empleen todas las técnicas artísticas