Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Petróleo, coca y autonomía

En Barrancabermeja se asegura que no fueron conquistados por los españoles, sino por el Ejército colombiano, en los años veinte. La región se ha caracterizado por un fuerte sentimiento autonomista y de rechazo al control de Bogotá. Un control dudoso, ya que en Barranca la presencia más débil es, precisamente, la del Estado. En realidad, existen dos Barrancas: la de Ecopetrol (la compañía estatal de petróleos) y la otra, la controlada por el Frente Urbano Resistencia Yarigüíes (FURY), del ELN, y por las milicias de las FARC. Los ingenieros y ejecutivos de la empresa petrolera tienen sus propios colegios, clínicas y clubes. Es, según un líder sindical, "un Estado dentro del Estado, porque, aunque se supone que Ecopetrol es pública, funciona con otros parámetros". Los rumores sobre el agotamiento de los yacimientos petroleros y la compra masiva de tierras por parte de personas relacionadas con el narcotráfico han cambiado la geografía económica de la región. El Magdalena Medio, como se conoce a esta zona del país, es de las más conflictivas de Colombia. Ocho departamentos (regiones) rozan un área históricamente de control eleno (así se llama a los guerrilleros del ELN), pero en la que los paramilitares han penetrado con fuerza. Es en el departamento de Sur de Bolívar, colindante con Santander, región a la que pertenece Barranca, donde el Gobierno de Andrés Pastrana pretende instaurar una nueva zona desmilitarizada para negociar con el ELN, algo que no piensan permitir ganaderos y pequeños comerciantes, que, con el empuje de las Autodefensas Unidas de Colombia, están protagonizando bloqueos de carreteras. La respuesta del ELN está siendo explosiva. Los atentados contra torres de energía (que dejan habitualmente sin electricidad a las poblaciones de esta zona del país) y la quema de vehículos de transporte (sólo la pasada semana quemaron más de 30 autobuses y camiones) responde a una estrategia que no deja de avivar el conflicto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 14 de agosto de 2000