Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Brasil se replantea imponer el estudio del español

El Congreso debatirá en noviembre si hacer del castellano la segunda lengua del país

Río de Janeiro

La visita en julio de los Reyes de España a Brasil ha reactivado las posibilidades de que el país americano convierta el español en segunda lengua obligatoria en la enseñanza. Como primer paso, se ha aplazado para noviembre la aprobación de la ley en cuestión, de forma que se gane tiempo para cambiar la actitud del Ministerio de Educación y para que el presidente brasileño, Fernando Henrique Cardoso, reciba el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación.

El texto ya había sido aprobado por el Senado, pero en la comisión del Congreso se suscitaron numerosas reticencias. La votación de los diputados iba a producirse en los días anteriores a la llegada de los Reyes a Brasil y se auguraba negativa. La Embajada de España logró que se retrasara hasta este mes de agosto, para que no coincidiera con la visita de los monarcas. Se esperaba que los Reyes pudieran influir en Cardoso, quien tiene que viajar próximamente a España para recibir el premio Príncipe de Asturias de Cooperación. Precisamente uno de los motivos que figuran en el acta de la concesión del premio es el esfuerzo del presidente brasileño en pro de la enseñanza obligatoria del español.

La postura de Cardoso tiene especial relevancia, porque son los diputados de su partido (Partido de la Social Democracia Brasileña, PSDB) y su propio Ministerio de Educación quienes más se oponen a la ley, argumentando que Brasil carece de profesores y de material didáctico.

El primer discurso del Rey en su viaje, en el que agradeció a Cardoso su interés en el tema, obtuvo una gran acogida. A Pilar del Castillo, ministra de Educación, se le aseguró -según Francisco Moreno, director del Instituto Cervantes en Brasil- que, como mínimo, la ley iba a recomendar la enseñanza del español como segunda lengua extranjera.

La votación, prevista para este mes, se va a aplazar de nuevo, probablemente hasta noviembre, para después de que Cardoso reciba el Príncipe de Asturias. Y se ha conseguido que el presidente de la comisión del Congreso -persona más bien favorable a la aprobación de la ley- convoque antes de la votación a los secretarios de Educación de los 26 Estados de Brasil.

Por primera vez, el relator de la comisión, Atila Lira, del PSDB, que era el más reacio a la ley, ha admitido que si los secretarios de Educación estuvieran a favor del texto él "podría revisar" su posición.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de agosto de 2000