Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La poesía Homenaje a Rosalía de Castro

Se fue en el viento,volvió en el aire.

Le abrí en mi casa

la puerta grande.

Se fue en el viento.

Quedé anhelante.

Se fue en el viento,

volvió en el aire.

Me llevó adonde

no había nadie.

Se fue en el viento,

quedó en mi sangre.

Volvió en el aire.

El bosqueTo a green thought in a green shade. Andrew Marvell

El espesor del bosquesu verde luz oscura,

la voz que llama adónde,

el borde, el límite

donde comienzan los senderos

que a su vez se entrecruzan

y se anulan hasta el súbito claro, repentino

lugar de un dios

que aquí se manifiesta

¿cuál dios?,

podríamos hacer en él nuestra morada,

en esta claridad,

al menos hasta el tiempo de las lluvias

para identificar aún nuestro camino

en la hierba pisada, para qué, jamás

podríamos volver, pues los senderos

se cruzan infinitos en el bosque,

me llama el bosque todavía

y la naturaleza madre me reduce,

me asume en sí, me devuelve a la nada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de julio de 2000

Más información