Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NECROLÓGICAS

Juan Filloy,escritor

El escritor argentino Juan Filloy, a quien Julio Cortázar reconoció como su maestro, falleció en la tarde del pasado sábado a los 105 años en su casa de la ciudad de Córdoba, en el centro del país. Filloy, hijo de un matrimonio de inmigrantes analfabetos y autor de 55 libros caracterizados por su fina e irónica prosa, murió mientras dormía, tras haber permanecido una semana hospitalizado por una descompensación respiratoria, según indicó su hija Monique.Escritor vanguardista, fue boxeador en su juventud, entusiasta militante universitario y de las causas de derechos humanos, "socialista sin partido", según su propia definición, abogado, juez de paz y, fundamentalmente, impulsor y maestro de varias generaciones de literatos argentinos.

Su novela Op oloop, que publicó en 1934, fue prohibida por las autoridades, que la calificaron de pornográfica, pero ésa no fue la única obra que le deparó un disgusto. Tenía más de 80 años cuando, en 1976, en pleno gobierno dictatorial, fue llevado a comparecer ante jefes militares por la publicación -el año anterior- de su novela Vil y vil, aunque sólo estuvo retenido doce horas, pues aburrió a sus inquisidores hablando de literatura.

Había nacido el 1 de agosto de 1894 en Córdoba, unos 800 kilómetros al oeste de Buenos Aires, en el seno de un matrimonio formado por los campesinos Dominique Grange, una francesa que se ganaba la vida como lavandera, y Benito Filloy, un comerciante español oriundo de Pontevedra. El hombre de los tres siglos, como se definió en una entrevista periodística difundida el 1 de enero de 2000, alardeaba de ser "el campeón mundial" de los palíndromos, frases que se pueden leer tanto al derecho como al revés y de las cuales hizo gala en su novela Karcino.

Julio Cortázar lo calificó como "uno de los mejores literatos de habla hispana", pero, pese a ese elogio, las novelas, cuentos y poemas de Filloy tuvieron más repercusión en el extranjero que en Argentina. A comienzos de la década de los noventa, cuando ganó el Premio Nacional de Literatura, una nueva generación de lectores descubrió a Filloy y se reeditaron sus novelas La potra y Caterva y una colección de cuentos.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de julio de 2000