Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Expo de Lisboa perdió más de 100.000 millones de pesetas

Una auditoría del Tribunal de Cuentas portugués revela que la Exposición Mundial de Lisboa-1998 alcanzó unas pérdidas superiores a los 100.000 millones de pesetas, sin contar las inversiones realizadas por la compañía Parque Expo y sus empresas participadas a lo largo de 1999. A pesar del elevado pasivo de la muestra -que tenía previsto un "costo cero"- el Tribunal de Cuentas explica que la Exposición Mundial constituyó "un notable éxito nacional", no sólo porque consiguió "abrir sus puertas en la fecha prevista", sino también por "la recuperación urbana de una parte de la ciudad extremadamente degradada".

El tribunal portugués informa que las entradas registradas en el recinto de la Expo (un total de 9.755.658) correspondieron a un "62% de las estimaciones más pesimistas", es decir 4,5 millones de entradas menos de las previstas, lo que cuestionaría, según la auditoría, los cerca de 4.000 millones de pesetas gastados en promoción y publicidad.

Asimismo, la exposición mundial tuvo que pagar más del 87% del costo previsto para la construcción de algunas obras, entre ellas los pabellones de Portugal y el Conocimiento y la Estación de Oriente, esta última diseñada por el arquitecto e ingeniero español Santiago Calatrava.

El comisario de la muestra y actual presidente del consejo de administración del Parque Expo, António Mega Ferreira, reconoció la adjudicación directa de algunas grandes obras, pero explica que ese procedimiento fue decidido porque no estaban obligados a cumplir el régimen de obras públicas, debido a la excepción prevista por un decreto-ley de marzo de 1993.

Por su parte, el Tribunal de Cuentas portugués considera que no existe ningún régimen de excepción para esos proyectos y subraya que "los procedimientos de contratación seguidos no fueron los más adecuados para salvaguardar los principios de igualdad, transparencia y competencia".

Otras de las grandes irregularidades consistió en el perjuicio alcanzado por el alquiler de varios barcos para el alojamiento de visitantes durante la Expo, un auténtico fracaso que costó más de 5.000 millones de pérdidas.

Recomendaciones

El Ministerio Público ya ha recibido la mencionada auditoría del Tribunal de Cuentas y se pronunciará "en breve" sobre el contenido del informe; pretende con ello tomar las medidas legales oportunas ante posibles delitos o infracciones administrativas. La auditoría recomienda al Parque Expo -sociedad here-dera de la muestra internacio-nal- "la eliminación de los errores y deficiencias detectadas en la gestión" con el fin de evitar nuevos perjuicios al erario público.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de julio de 2000