Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Plan Colombia hará de ese país otro Vietnam, advierten las ONG

El Plan Colombia, diseñado para luchar contra el narcotráfico, es una "nefasta" vía militar que desconoce las causas del conflicto y la pujanza del negocio internacional de las drogas. Organizaciones civiles colombianas y europeas, que reclaman un debate abierto, advirtieron ayer de que la ayuda económica de EE UU es mayoritariamente bélica, no acabará con los cultivos ilícitos e impedirá el fin negociado de la guerra.

Mañana se reúne en Madrid el grupo de países de apoyo financiero al Plan Colombia. La oposición ha madrugado más; ayer se citó en la capital de España para mostrar su "rotundo rechazo" a esa estrategia, que ha prescindido interesadamente "de grandes sectores de la sociedad civil". La mesa alternativa Colombia-Europa se compone de unas sesenta organizaciones civiles y defensoras de los derechos humanos. El Congreso de Estados Unidos aprobó recientemente la primera ayuda: 930 millones de dólares (unos 156.000 millones de pesetas). Según denuncia la mesa alternativa, esos dólares pagarán asesoría militar y armas; el plan opta por el hostigamiento a los pequeños productores, mientras los grandes capos y los lavadores de dólares disfrutan de un cielo mucho más despejado, asegura la mesa. Ricardo Vargas, representande de Acción Andina, aseguró que la fumigación de cultivos ilícitos ha tenido el efecto perverso de extenderlos, mientras aumentaban en Colombia los pequeños y medianos traficantes y crecía también la demanda de coca en Europa y Estados Unidos. El Plan Colombia reincide, según Vargas, en este error, y asegura la degeneración del conflicto porque ataca una de las fuentes de financiación de la guerrilla.

La mesa opina que detrás de esta opción militarista y excluyente está el interés de políticos, empresarios y militares de Estados Unidos y Colombia, en "minimizar los alcances de la negociación política" y de las transformaciones económicas y sociales que reclama gran parte de la población colombiana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de julio de 2000

Más información

  • El 60% de la inversión es para uso militar