Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bonn propone a España integrar Santa Bárbara en una gran empresa europea de armamento

El Gobierno alemán pasó ayer al ataque en la disputa que mantienen las empresas germanas Krauss Maffei y Rheinmetall con la estadounidense General Dynamics para hacerse con el control de la empresa española de armamento Santa Bárbara. El ministro de Defensa alemán, Rudolf Scharping, viajó ayer a Madrid en una visita no anunciada oficialmente para entrevistarse con su homólogo español, Federico Trillo e intentar convencerlo para que dé marcha atrás en el plan para dejar a Santa Bárbara en manos estadounidenses.Los alemanes, según fuentes del sector conocedoras de la negociación, han propuesto a España la creación de un gran grupo europeo de material militar terrestre que integraría a Krauss Maffei, Rheinmetall y Santa Bárbara, como fabricantes de vehículos blindados y carros de combate, y a otras compañías españolas de armamento y munición como Unión Española de Explosivos, Placencia de las Armas y otros pequeños productores. La propuesta está en línea con la nueva política para fortalecer la industria europea de defensa frente al liderazgo estadounidense y la creación del grupo EADS en el ámbito de la aeronáutica militar. El Ministerio de Defensa español reconoció que una delegación del Gobierno alemán se desplazó a Madrid, aunque sin desvelar el contenido de las reuniones.

Desde Múnich un portavoz de la empresa Krauss Maffei Wegmann aseguró, además, que una delegación del consorcio alemán se había reunido en Madrid con representantes de Santa Bárbara y de General Dynamics. La Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), que el pasado 12 de abril decidió la venta de Santa Bárbara al grupo estadounidense, aseguró que el proceso seguía su curso "sin novedades".

Sin embargo, la venta de Santa Bárbara a General Dynamics amenaza con convertirse en un conflicto de primer orden entre Gobiernos europeos. Las negociaciones de la SEPI con los estadounidenses se desarrollan en paralelo a las que mantiene el Ministerio de Defensa para la renovación del contrato de alquiler de 108 Leopard cedidos por Alemania al Ejército de Tierra y los alemanes no están dispuestos a dejar que la tecnología de su carro de combate Leopard 2, cuyo mantenimiento corre a cargo de Santa Bárbara, caiga en manos de sus principales rivales en el mercado mundial. Los tanques germanos fueron cedidos a España en 1995 por 85.000 millones de pesetas cada uno como anticipo de los que se entregarían cuando comenzase la fabricación en España de otros 319 carros de combate y 16 de recuperación por un total de 317.709 millones.

Revisión de acuerdos

Tras el acuerdo de la SEPI para vender Santa Bárbara a los americanos por 1.000 millones de pesetas, Alemania había amenazado con aumentar hasta 20 veces el alquiler anual que se paga por cada carro. Ayer, los representantes del Gobierno de Bonn se mostraron más conciliadores y ofrecieron una alternativa "paneuropea" a la crisis de la compañía española. En caso de no llegarse a una solución para proteger la tecnología alemana, Krauss Maffei está dispuesta a recurrir a los tribunales internacionales de arbitraje en Suiza, aseguró un portavoz de la empresa alemana. La oferta de la compañía estadounidense es superior a la presentada por Krauss Maffei y Rheinmetall, y General Dynamics se ha comprometido a mantener durante cinco años la plantilla de Santa Bárbara en todas sus factorías. Pero tanto Trillo como su secretario de Estado, Pedro Morenés, han señalado que el proceso de adjudicación todavía no ha terminado, ya que la decisión de la SEPI debe ser aprobada por el Consejo de Ministros tras conocerse el dictamen del Consejo Consultivo de Privatizaciones.

El canciller alemán, Gerhard Schröder, se ha dirigido al presidente José María Aznar en varias ocasiones para tratar de convencerle de que reconsidere la venta a los norteamericanos. El diario Frankfurter Allgemeine Zeitung aseguraba ayer que el Gobierno español está dispuesto a reconsiderar su decisión. Los alemanes estarían buscando ahora el apoyo de la industria española.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de julio de 2000

Más información

  • El ministro de Defensa Scharping viajó ayer a Madrid para una entrevista urgente con Trillo