Los paramilitares liberan al hermano del negociador de paz colombiano

Guillermo Valencia Cossio, el diputado colombiano retenido por los paramilitares el pasado lunes, quedó en libertad ayer de madrugada. Valencia fue secuestrado por ser hermano de Fabio Valencia Cossio, negociador del Gobierno en la mesa de diálogo con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Al parecer, la entrega se hizo sin condiciones. Carlos Castaño, máximo jefe de esos grupos armados antiguerrilleros, pretendía mediante este secuestro forzar un cambio de actitud de los negociadores, a quienes acusa de favorecer a la guerrilla. La preocupación sobre el futuro del proceso de paz se expresa ahora en una pregunta: ¿Cómo influirá en la negociación que el Senado de Estados Unidos haya aprobado 1.000 millones de dólares (la mayoría de ellos en ayuda militar) para hacer viable el 'garrote' contra el narcotráfico, dentro del llamado Plan Colombia? Para algunos analistas, esta ayuda agudizará el conflicto y abrirá las puertas a la intervención norteamericana. Piensan que se puede llegar a la ruptura del proceso y a la activación del "plan B", el de guerra total entre las dos partes. Los que apoyan el plan creen que una gran ofensiva es necesaria para debilitar a guerrilleros y paramilitares, que se financian, en gran medida, con los cultivos ilegales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0023, 23 de junio de 2000.