Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
DEFICIENCIAS EN LA ATENCIÓN SANITARIA

La Junta de Andalucía anuncia un plan de choque para las listas de espera

El consejero de Salud pide más flexibilidad laboral en los médicos

La Junta de Andalucía iniciará, antes del verano, un plan de choque para acabar con las listas de espera quirúrgicas. En la comunidad andaluza hay 41.379 personas esperando, un 0,6% de su población. De estos, 373 son pacientes cardiacos; y el tiempo de demora media para ellos, es de 76,1 días. El consejero de Salud, Francisco Vallejo, lamentó que el Gobierno no haya hablado aún de "cómo se va financiar el proceso para reducir las listas".

Entre las medidas que el consejero de Salud, Francisco Vallejo, ha propuesto, destaca la de potenciar un programa de autoconcierto entre todos los hospitales públicos andaluces. De esta forma, cualquier paciente incluido en una lista de espera, independientemente de la especialidad, podrá ser derivado a un centro hospitalario en el que no haya demoras.El plan de choque contempla también la posibilidad de apertura de los quirófanos por la tarde. Y para los enfermos pendientes de una intervención cardiaca, los siete servicios de cirugía cardiovascular que hay en Andalucía, tratarán, en principio, de prolongar su jornada laboral. "El objetivo es que se hagan, al menos, dos intervenciones con circulación extracorpórea por sesión de quirófano", explica Vallejo. "Pero si hay que pagar peonadas", matiza el consejero de Salud, "será a aquellos médicos que en sus servicios no tengan demoras, porque no queremos que el mantenimiento de listas de espera reporte beneficios económicos a nadie".

La reorientación de los conciertos que el Servicio Andaluz de Salud (SAS) mantiene con la sanidad privada, es otra de las medidas dispuestas en el citado plan de choque. No van a suprimirse, pero "se orientarán en función de las prioridades sanitarias de los andaluces", anuncia el titular de Salud.

Vallejo se reunirá en los próximos días con todos los gerentes de los hospitales andaluces y con la junta directiva de la Sociedad Andaluza de Cirugía Cardiovascular para hacer "un estudio minucioso y detallado" de todas las listas, según la especialidad, y de la urgencia y necesidades que cada una plantea.

Retraso medio

En Andalucía hay 41.379 personas en lista de espera, un 0,6% de su población. Y, para una operación no grave, el SAS contabiliza 5,6 pacientes esperando por cada 1.000 habitantes; una cifra sensiblemente inferior a los 9,2 por millar que reconoce el Insalud. Por otra parte, los enfermos pendientes de una intervención cardiaca en la comunidad andaluza son 373 (la mitad que en el Insalud), con una demora media de 76,1 días.

El consejero de Salud valora "por las medidas de consenso que se proponen en él", el documento remitido el pasado martes por el Gobierno a su Consejería. En este documento se hacen varias propuestas para acabar con las listas de espera quirúrgica.

Pero no en todo está de acuerdo el consejero con el Ministerio de Sanidad. Vallejo lamenta, entre otras cosas, la decisión de la ministra Celia Villalobos de remitirle la propuesta a través del Insalud, "y no directamente" pues el problema, explica, "no es sólo de este organismo, sino de toda España".

También se queja Francisco Vallejo de que desde el Ministerio de Sanidad no se haya hecho hasta ahora ninguna referencia a cómo ha de financiarse el proceso que se siga para acabar con la espera quirúrgica. Asimismo se refirió a la "especial" regulación laboral que ahora tienen los profesionales sanitarios, para las que propuso una mayor flexibilidad.

"En ningún caso deberán utilizarse las listas como arma política ni como elemento de tensión para mejorar la sanidad", dijo el consejero andaluz de Salud. En su opinión, mientras las listas de espera supongan un elemento positivo para alguien, o una forma de hacer negocio, va ser muy difícil acabar con ellas.

Desde Andalucía, la Junta postula que a medio y largo plazo se establezca un marco "quizá único para todo el Estado" que sirva para determinar cómo y de qué manera se deben establecer las listas de espera. El consejero de Salud destaca la transparencia informativa de su Consejería a la hora de ofrecer las listas y lamenta que en el PP andaluz las sigan utilizando como un arma política.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de junio de 2000