Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Babylon Chàt presentan el 'glam' asturiano

El cuarteto ovetense va "al encuentro del rock excesivo" con su disco 'Hotel Adicción'

El cuarteto ovetense Babylon Chàt presenta hoy en Madrid, con un concierto en Alien (Marqués de Cubas, 2), su segunda producción discográfica, Hotel Adicción, con el que homenajean y reivindican uno de los estilos que más colorido y vistosidad han dado a la historia del rock'n'roll: el Glam Rock. Sus componentes son el cantante y guitarrista Igor Pascual, el batería Gabriel Cuesta, el bajista Ricardo Saavedra y el guitarrista Héctor Tuya y tienen una media de edad de 23 años. Sin embargo, a pesar de su juventud, asumen como propios los principios básicos de un estilo que vivió su edad de oro en los años setenta: "Consideramos que el rock'n'roll es, ante todo, provocación. En los noventa se aburguesó muchísimo, así que nosotros decidimos usar todas las armas posibles para volver al rock excesivo, que es el que nos gusta de verdad. El glam era la telaraña perfecta, porque es inventar tu propia realidad".La música del grupo se ve presidida por guitarras fuertes que recuerdan a bandas clásicas, como Kiss, New York Dolls o Hanoi Rocks, pero también poseen el sentimiento del momento presente que aportan grupos de hoy como Backyard Babies o D-Generation.

Para Igor, el vocalista, "se trata de pillar ese rollo de dandi callejero que tenía Johnny Thunders", el mítico guitarrista de New York Dolls y Heartbreakers, fallecido hace unos años por sobredosis. "A nosotros nos resulta un personaje muy atractivo, porque mezcla la elegancia con la suciedad, la clase con las cloacas. Aunque algunas veces, el rock'n'roll haya sido cosa de pijos, nosotros pensamos que ésa es su verdadera esencia".

Babylon Chàt se rigen por las normas estéticas de Marc Bolan o el Bowie de Ziggy Stardust: mucho maquillaje y actitudes, sobre todo sexualmente, ambiguas. El grupo reconoce que: "No es fácil ir todo el tiempo así vestidos, aunque lo intentamos. Nos parecería una falta de respeto salir al escenario como iban los de los noventa: de calle".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de junio de 2000