Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Villalobos propone abrir los quirófanos por la tarde mientras Rato se niega a dar más dinero para Sanidad

La ministra de Sanidad y Consumo, Celia Villalobos, del PP, propuso el miércoles abrir los quirófanos de los hospitales públicos por la tarde para reducir la espera de los pacientes que necesitan una intervención quirúrgica. La solución choca frontalmente con la intención del Gobierno de no aumentar el presupuesto de la sanidad pública, como expresó ayer el vicepresidente del Gobierno y ministro de Economía, Rodrigo Rato.Villalobos afirmaba el jueves (en una entrevista emitida por el programa de TVE Cosas que importan) que una de las primeras cosas que se preguntó nada más llegar al ministerio fue por qué los médicos del sistema público sólo operan por la mañana. Distribuir las operaciones pendientes entre los distintos hospitales públicos y concertados fue la otra medida que apuntó la ministra para mejorar el problema de las listas de espera.

Mientras Villalobos insistía ayer en Sevilla en que "el PP apuesta por reforzar el sistema público de sanidad", Rodrigo Rato defendió, en la conferencia de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros, el mantenimiento del actual compromiso presupuestario del Gobierno con la sanidad pública, que es de 4,4 billones de pesetas anuales, y calificó de "notable" el incremento de la financiación que se ha producido desde 1997 gracias a la reinversión del ahorro.

Antes de Rato, el ministro portavoz del Gobierno, Pío Cabanillas, quiso salir al paso de las críticas por las muertes de pacientes mientras aguardaban una intervención quirúrgica. Frente a la opinión de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos, que achaca el problema de las listas de espera a la "malversación" en la gestión de los centros, Cabanillas afirmó que "no se puede poner en cuestión un sistema que funciona bien o crear sensación de intranquilidad sobre la base de manifestaciones puntuales". El portavoz, sin descartar que algunos casos "requieran tomar medidas", cree que "hay muchos equívocos" sobre las listas de espera y que muchas veces se olvidan "datos de enorme interés".

Cabanillas aseguró que las listas se confeccionan con "total transparencia" y aportó un ejemplo: en cuatro años se había reducido de 210 a 61 días la "demora media". Un parámetro que tan sólo señala el tiempo medio que llevan en lista aquellos que todavía no han sido operados y que es muy inferior al de espera (que indica el tiempo medio que los pacientes aguardan hasta ser intervenidos) y que era el utilizado antes de la llegada del PP.

El Insalud quiso puntualizar ayer por escrito los datos aportados por este periódico sobre las listas de espera en cardiología. Los hospitales de Cantabria, Asturias, Zaragoza y Valladolid suman 65 pacientes que llevan esparando más de seis meses, frente a los 16 que, según el Insalud, hay en todo su territorio.

La nota emitida ayer arroja poca luz al respecto, puesto que el Insalud explica que el hospital de Valdecilla computa sus 59 pacientes en espera en la sección de angiología y cirugía vascular y no en cirugía cardiaca. Añade datos de otros dos hospitales que este periódico no mencionaba -Virgen de Arrixaca y La Princesa- y en cambio nada dice de los de Asturias, Zaragoza y Valladolid, que sí fueron citados en la información. El Insalud no aclaró sus argumentos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de mayo de 2000