Luis Antonio de Villena explica la pintura de Caravaggio desde su vida "El pintor era un realista metafísico", dice EL PAÍS, Madrid

La exposición de Caravaggio que presentó el año pasado el Museo del Prado y el de Bellas Artes de Bilbao sirvió para ver la fuerza de su pintura, pero faltaban los cuadros "revolucionarios" que no prestan los museos, según el escritor y poeta Luis Antonio de Villena (1951). El autor de biografías de Leonardo da Vinci y Miguel Ángel presentó ayer Caravaggio, exquisito y violento (Planeta), donde fusiona la pintura y la vida.

De ensayo personal califica Luis Antonio de Villena su libro sobre Caravaggio, que se une a una amplia y diversa lista de títulos desde su primer poemario de 1971. Su obra lírica está reunida en La belleza impura (Poesía 1970-1989), mientras que la novela y el relato se alternan con ensayos en Chicos (1989), El burdel de Lord Byron (1995), El libro de las perversiones (1992), Carne y tiempo (Lectura e inquisiciones sobre Constantino Kavafis) (1995), Biografía del fracaso (1997), Madrid ha muerto (1999) y El mal mundo (1999)."Es un libro literario, un acercamiento casi poemático a Caravaggio, con partes de biografía y tratado de arte, pero, sobre todo, un ensayo personal sobre cómo se interpreta la obra de un pintor a través de su vida", declaró ayer Luis Antonio de Villena. El autor incluye las últimas investigaciones sobre el artista italiano, como la versión de su asesinato en Malta con matices políticos, en lugar de su muerte a los 40 años en una playa, enfermo de malaria; pero prefiere que la erudición no sepulte una vida contaminada por la pintura y entender al hombre a través de su obra.

Uno de los capítulos de esta "víctima de un temperamento atormentado y pendenciero" está dedicado a la influencia de su técnica pictórica, claroscuro y tenebrismo. "El tenebrismo no es realismo. Caravaggio es un realista que comparo con Pasolini; los dos querían ver el fondo de la realidad. Es un realista metafísico". Señala que el tenebrismo es una técnica y un significado, con unas obras barrocas de temática religiosa donde aparecen las significaciones personales. "Mete su propia historia, está dentro de sus cuadros absolutamente".

También se refiere a la película Caravaggio, de Derek Jarman, y la lectura que se ha hecho desde el ámbito gay. "Para los especialistas del siglo XVII ese concepto no existe, pero no se puede negar este aspecto en su vida, donde es evidente su propensión a lo masculino en todos sus cuadros. Jarman hizo una cosa en el cine que no está mal, pero es curiosa la apropiación que han hecho los militantes gay". El libro termina con poemas del autor sobre el pintor, como un posible libro titulado El poema de Caravaggio, "que hubiese resultado una novela".

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS