Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Medio Ambiente envía 60 especialistas a controlar los osos del Pirineo

El Departamento de Medio Ambiente de la Generalitat enviará la próxima semana 60 profesionales al Pirineo de Lleida para realizar un seguimiento de la campaña de reintroducción del oso pardo, parte del programa europeo Life, que comenzó en la primavera de 1996 con la liberación de dos ejemplares en la vertiente francesa. Estos especialistas informarán a la población sobre el comportamiento del animal y peritarán los posibles daños que causen en los rebaños.La directora general de Patrimonio Natural y del Medio Físico, Montserrat Candini, dijo ayer durante una visita al Centro de Recuperación de Fauna Salvaje de Vallcalent, en Lleida, que estos profesionales realizarán tareas de información y sensibilización entre los habitantes de las comarcas de Val d'Aran y Pallars Sobirà, las más afectadas por la presencia de los dos ejemplares adultos y los cuatro oseznos, hijos de la osa Melba, abatida por un cazador furtivo francés.

La Generalitat ha tomado esta iniciativa con cuatro años de retraso y dos meses después de que la Asamblea Nacional francesa acordara capturar a estos animales y retornarlos a su lugar de origen, los bosques de Eslovenia. La Generalitat, dijo Candini, está a la espera de recibir instrucciones de Bruselas sobre la continuidad o no del programa Life. Mientras tanto, se limitará a cumplir el convenio en todos sus extremos.

Según Candini, se pretende introducir un elemento educacional en el programa con el objetivo de evitar las quejas de ganaderos y cazadores, para que no se produzcan falsas alarmas y con el fin de que la gente del territorio tenga información puntual sobre la actividad y el paradero de los osos. "Deben saber que detrás de la reintroducción de esta especie hay un equipo humano y profesional del departamento que hace un seguimiento del programa", dijo.

El Grup de Suport de l'Ós responsabilizó a la Generalitat del fracaso social y de la crispación generada en los valles pirenaicos por la presencia del oso. Candini admitió que la Generalitat reaccionó tarde ante las primeras reacciones de rechazo porque la UE le comunicó con sólo dos meses de antelación su decisión de comenzar el programa de reintroducción.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de mayo de 2000