Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hallado el cadáver degollado de un ecuatoriano bajo una pintada racista

La Guardia Civil investiga el misterioso asesinato en Montgat -localidad situada junto a Barcelona- de V. A. V. C., un ciudadano ecuatoriano de 45 años que fue hallado degollado en el domicilio en el que trabajaba cuidando a un anciano. La víctima murió después de haber recibido varias puñaladas en diversas partes del cuerpo y cortes mortales en el cuello. En la pared de la habitación en la que se encontró el cadáver estaba escrita, presumiblemente con sangre de la víctima, la frase "Hitler tenía razón".

Aparentemente, el caso se presenta como un claro crimen con tintes racistas. Fuentes de la investigación policial reconocieron que la pintada racista, situada en una pared, justo encima de donde se encontraba el cuerpo, hace pensar que se trata de un crimen racista, aunque también señalaron que se trata de una prueba muy evidente, con lo que bien pudiera tratarse de una maniobra del asesino o asesinos del ecuatoriano para despistar a los investigadores policiales. Los agentes encargados del caso explican que el móvil racista es tan probable como descartable, y que hay otros indicios, que los investigadores se reservaron y no quisieron concretar para no dar pistas a los culpables, que pueden llevar a nuevas pistas para resolver el caso.Los hechos se produjeron el pasado día 8 por la tarde, aunque no trascendieron hasta ayer. Según parece, el hijo del anciano al que cuidaba la víctima, un hombre mayor que vive solo y que presenta un elevado grado de minusvalía, encontró el cadáver del cuidador de su padre poco antes de las seis de la tarde de aquel día, cuando fue a visitar a su progenitor.

El ciudadano ecuatoriano, que llevaba menos de un año trabajando en España, presentaba heridas de arma blanca en diversas partes del cuerpo, aunque las heridas mortales las tenía en el cuello. El cadáver estaba en una de las habitaciones del piso. En el momento en el que se produjo el asesinato, la víctima estaba sola en la casa, puesto que el anciano al que estaba cuidando no se encontraba en su domicilio, ya que necesita recibir diariamente atención sanitaria en un centro médico y aún no había regresado a su casa.

Movimientos conocidos

El crimen se produjo en el intervalo de tiempo en el que el anciano estuvo fuera de su domicilio recibiendo asistencia sanitaria. Esta circunstancia hace pensar a los investigadores que el autor o autores del crimen conocían perfectamente los movimientos de la víctima y de su entorno.

Además, pudo ser la propia víctima quien abriera la puerta a sus asesinos, puesto que la cerradura del piso no presentaba ninguna señal de haber sido forzada.

Fuentes cercanas a la investigación descartaron el robo como móvil del crimen, ya que desde el primer momento los propietarios de la casa no echaron en falta ni dinero ni ningún objeto de valor.

Las investigaciones de los agentes de la Guardia Civil se centran actualmente en intentar determinar el móvil del crimen para identificar posteriormente al autor o autores materiales del asesinato.

Por el momento no han trascendido más detalles sobre el desarrollo de las investigaciones de este extraño asesinato ante la posible alarma social que pueda crear entre la población inmigrante. Las pesquisas policiales transcurren entre un gran hermetismo.

Las diligencias las instruye el titular del juzgado número 4 de Badalona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de marzo de 2000

Más información

  • El asesino escribió "Hitler tenía razón" con la sangre de la víctima