Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Majó: "Las instituciones van por detrás de la sociedad digital"

Las instituciones no están a la altura de la nueva sociedad digital; pero tampoco los sindicatos, ni las empresas, ni el sistema educativo, según el ex ministro de Industria Joan Majó.Durante el seminario Economía y trabajo en la sociedad del conocimiento, organizado en Barcelona por el Instituto Catalán de Tecnología, Majó destacó los cambios que se vienen encima y para los que la sociedad española no está preparada. "Seguimos con la estructura de Estado-nación como si estuviéramos en la época industrial; pero hay una economía global y resulta que no tenemos instituciones globales de contrapeso".

Majó ve peligro de que la sociedad digital quede en poder de la economía. "Lo único que hay global aquí es el mercado de capitales. Hemos abandonado la política. No hay instituciones políticas; la única institución global eficaz que existe es la Organización Mundial de Comercio".

Majó pidió cuanto antes instituciones políticas globales que hagan de contrapeso al poder económico. "No hay un determinismo tecnológico, pero tampoco el futuro está en nuestras manos, sino en el del imperialismo económico".

Para el ex ministro de Industria, en la nueva sociedad digital lo más importante no es la propiedad de la información, sino los que tienen el acceso a ella, "en todo caso, el propietario de la banda ancha". En esta nueva sociedad deja de tener importancia cuándo y dónde se trabaja. "Aumenta la libertad de las personas, su autonomía; el trabajador ha de tomar muchas más decisiones y, finalmente, aumentará su nivel de inseguridad".

En el acto intervino el consejero delegado de PRISA, Juan Luis Cebrián, quien abundó en la idea de que son los políticos los que tienen que recuperar los valores de la solidaridad y de la igualdad para impedir que las nuevas tecnologías de la información agraven la desigualdad entre países ricos y pobres. Sin embargo, achacó el retraso europeo respecto a América en Internet al marasmo de leyes, "además contradictorias", de ámbito europeo, nacional, regional y local.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de febrero de 2000