Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

EEUU pide a España que organice una cumbre internacional de ayuda a Colombia

Thomas Pickering, subsecretario de Estado de EEUU para Asuntos Políticos, se entrevistó ayer en Madrid con Abel Matutes, ministro de Asuntos Exteriores, para sugerir que la próxima reunión internacional de ayuda a Colombia que se celebrará en España a principios del próximo verano se convierta en una auténtica cumbre "al más alto nivel posible". El propósito de la iniciativa norteamericana es implicar a la comunidad internacional en la -en ocasiones polémica- lucha contra el narcotráfico en Colombia, uno de los objetivos de la política exterior de EEUU.

Washington es consciente de la influencia de España en Latinoamérica y del papel desempeñado en el proceso de pacificación de Colombia. La iniciativa de la cumbre busca arropar la política de EEUU contra el narcotráfico en todos sus aspectos. Pickering afirmó ayer que entre las prioridades de cooperación figuran la mejora de las condiciones políticas y de derechos humanos, el desarrollo económico y social y la lucha contra el narcotráfico, mediante la política de cultivos alternativos y la destrucción de plantaciones de coca.España será anfitrión, en junio o julio, de la Mesa de Donantes, la reunión de países que organizará la ayuda internacional a Colombia para poner en marcha un programa de desarrollo -el Plan Colombia- cuya financiación debería alcanzar los 7.000 millones de dólares (1,18 billones de pesetas). Bogotá aportará 4.000 millones de dólares; Washington, 1.600, y la Mesa de Donantes, el resto. España comparte con EEUU, por razones propias, el objetivo de la lucha contra el narcotráfico en Colombia, y no va a desaprovechar la oportunidad de elevar el nivel de la reunión de ayuda, como pretende Washington.

También es consciente de que EEUU busca "dispersar" su intervención en Colombia -criticada por el énfasis en las soluciones militares y por su escasa preocupación por las violaciones de derechos humanos y la impunidad de los grupos paramilitares- y ampararla en un contexto internacional. Pickering mencionó ante Matutes incluso la posibilidad de que la ONU participe en el proceso de paz colombiano.

Estados Unidos calcula, según estimaciones oficiales, que el 80% de la cocaína que consume procede de Colombia, en origen o como país de tránsito. Para Pickering, el objetivo de la cooperación es estimular "los esfuerzos del Gobierno colombiano en la lucha contra el narcotráfico, en las conversaciones de paz con la guerilla y en el fortalecimiento de los derechos humanos y del desarrollo económico y social"; pero la mayoría de la ayuda de 1.600 millones de dólares en dos años que la Casa Blanca y el Congreso acordaron aprobar el pasado 31 de enero se destinará al entrenamiento de un batallón especial antinarcóticos -ya hay uno de estos batallones operativo que ha mantenido combates con la guerrilla-, la mejora de radares y tecnologías de comunicación y la financiación de 30 helicópteros Black Hawk y 33 Huey.

La figura de Pastrana

El presidente colombiano, Andrés Pastrana, es un elemento decisivo en esta estrategia. Pastrana, que se reunió con el presidente de EEUU, Bill Clinton, en Washington hace dos semanas, declaró a su salida de la Casa Blanca que EEUU y Colombia "comparten un enemigo común: el narcotráfico". No es extraño que Pickering subraye que la diferencia entre el anterior presidente, Ernesto Samper, y Pastrana "es como de la noche al día". "Pastrana sigue la política de abrir el proceso de paz, de cooperar, de emplear unidades militares de entrenamiento...".

Pickering es consciente de las críticas de algunos mandos militares colombianos por el despeje, la entrega a la guerrilla de territorios en el sur del país para facilitar las negociaciones de paz: "Es algo que preocupa a todos, incluido el presidente Pastrana, que sabe que su política implica riesgos, pero que cree que debe cumplir sus compromisos. Es lamentable que la guerrilla no esté siguiendo la misma política y que trate de explotar los despejes, tanto militarmente como mediante el incremento de la cosecha de coca".

[Delegados del Gobierno colombiano y de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) están en Noruega, dentro de una gira de 10 días, que comenzó en Suecia, para examinar el modelo social de los países escandinavos. Las FARC tienen previsto visitar después España, Francia, Italia y Suiza, informa France Presse].

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de febrero de 2000

Más información

  • Washington busca cobertura global a su intervención en la lucha contra el narcotráfico