El alcalde sólo acredita que le sobraron 37.334 pesetas de 64 millones que manejó en nueve años

El PSOE investiga si gastó anualmente 7,1 millones o si dejó de devolver el dinero sobrante

Los ediles socialistas que investigan la cuenta restringida del alcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano, sólo tienen constancia de una devolución a la tesorería de 37.334 pesetas de los casi 64 millones que manejó desde que llegó al cargo, en 1991. No tienen constancia de que devolviera una sola peseta desde ese año hasta 1998. Sólo saben que reintegró 37.334 pesetas en 1999. El PSOE ignora si en los años anteriores sobró dinero y no se reintegró o si Álvarez del Manzano gastó el 100% de la partida, por lo que ha pedido al interventor que informe de si hubo reintegros.

Más información
El "donativo" a la costurera

Ruth Porta y Rafael Simancas, los dos ediles socialistas que investigan lo que ambos denominan el "fondo reservado" de Álvarez del Manzano, no quieren aventurar hipótesis sobre el significado de que hasta el momento sólo tengan constancia de que al alcalde le sobrara dinero de su cuenta restringida en un solo ejercicio (1999). Aplazan sus conclusiones hasta que el interventor general especifique qué cantidad quedó sin gastar cada año en dicha cuenta y si, como es preceptivo, fue devuelta a la tesorería municipal. Ambos coinciden en que sería excepcional que el gasto de cada año hubiera consumido exactamente el 100% de dicha partida. En privado, dichos ediles llegan a sospechar que, pese a haber sobrado dinero, no fue reintegrado, lo que supondría vulnerar los principios contables del Ayuntamiento y de toda Administración pública. El interventor les despejará sus dudas sobre tal extremo y sobre otra sospecha: que dicha cuenta nunca fue fiscalizada por la intervención.Álvarez del Manzano y su concejal de Hacienda, Pedro Bujidos, aseguran que todos los gastos están justificados y que, según el último, han pasado por la intervención. Pero Joaquín Moreno, jefe de gabinete del alcalde y persona que controla dicha cuenta, da otra versión. En conversación grabada con EL PAÍS pronunció esta frase: "Intervención nunca me ha pedido una sola factura de esta cuenta. Están a su disposición; si me lo piden, se lo daré". El propio Bujidos, presente también en la entrevista, le hacía la siguiente advertencia: "Lo que tienes que hacer, si no las has enviado, es enviárselas" (al departamento de intervención).

Facturas

Fuentes relacionadas con el departamento de intervención aseguran que, al menos en los últimos cinco años, nunca vieron factura alguna de esta cuenta restringida del alcalde.

Dado que estas facturas y gastos tampoco han pasado por la comisión de cuentas, según revela Porta, sólo el alcalde y su jefe de gabinete conocen hoy en qué se gastaron 7,1 millones cada año desde que Álvarez del Manzano llegó al poder, en junio de 1991. Porta asegura, sin embargo, que "en la etapa socialista eran enviadas cada año a la comisión de cuentas las facturas y justificaciones de los gastos del alcalde. Y se hacía a pesar de que existía una normativa que eximía a la alcaldía de justificar sus gastos. La oposición formaba parte de dicha comisión de cuentas".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

"José María Álvarez del Manzano pudo conocer los gastos de los alcaldes socialistas que le precedieron. Al contrario que nosotros, que nunca hemos visto una sola factura suya en la comisión de cuentas en los nueve años de su gestión", agrega Porta. "Álvarez del Manzano ha mentido al decir que los alcaldes socialistas no justificaban sus gastos. Y ha mentido sabiendo que no era cierto lo que decía, pues, como miembro de la oposición, tuvo acceso a nuestras facturas. Además, en la etapa socialista, el dinero no estaba a libre disposición del alcalde, sino de un funcionario habilitado que rendía cuentas a la comisión de cuentas de la aplicación de dichos fondos", concluye la edil.

Cada año, esta partida se transfiere de una cuenta municipal a otra en la misma oficina, la 626 de Caja Madrid. El dinero sale de la cuenta 6100011117 y va a la 6432390929. La diferencia entre ambas es simple: en la cuenta municipal que inyecta el dinero tienen disponibilidad todos los miembros del equipo de gobierno, mientras que a la segunda sólo tiene acceso el alcalde. En la primera cuenta, para sacar dinero se requiere, según las normas contables, la firma de tres personas: el tesorero del Ayuntamiento, el interventor y un concejal. El alcalde, para sacar dinero necesitaría las firmas del interventor y del tesorero. En la cuenta restringida basta con la firma de Álvarez del Manzano.

Según el concejal Bujidos, esta cuenta restringida y el libramiento en firme (entrega de una sola vez de la partida y sin necesidad de presentación de factura previa) sólo tienen por finalidad garantizar "la comodidad" en el manejo de esta partida. El PSOE, sin embargo, sospecha que con esta fórmula se busca "la opacidad".

A la espera de que se detalle cómo el alcalde ha consumido esta partida, que en los presupuestos no aparece clasificada como gastos de representación, se van conociendo nuevos detalles sobre los viajes "institucionales" del alcalde en los que fue acompañado por su esposa, María Eulalia Miró, con cargo al erario público.

En el caso del viaje a Budapest, el pasado noviembre, el desplazamiento surgió a raíz de una gala lírica en la capital húngara y que presidieron ambos alcaldes, según fuentes municipales madrileñas. Un mes antes había visitado la capital española el alcalde de la capital húngara y se pretendía realizar una campaña de promoción de Madrid en Budapest.

Al viaje a Hungría fueron tres representantes del equipo de gobierno -el alcalde, la segunda teniente de alcalde, Mercedes de la Merced, y el concejal de Vivienda, Sigfrido Herráez- a cargo del erario municipal. Los tres fueron con sus respectivos cónyuges. Sólo Álvarez del Manzano endosó al presupuesto municipal los gastos de su esposa. Tanto De la Merced como Herráez pagaron de su propio bolsillo el coste del pasaje y la estancia de sus cónyuges.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS