El Supremo acepta la separación de bienes a andaluces casados en Cataluña

El Supremo acepta la separación de bienes a andaluces casados en Cataluña. El Tribunal Supremo ha dado la razón a una mujer, andaluza de nacimiento, que se separó de su marido, también andaluz, con quien se casó y convivió en Cataluña, al desestimar la pretensión del hombre de que varios inmuebles adquiridos durante el matrimonio fueran considerados bienes gananciales.En una sentencia de la sala de lo civil, el Alto Tribunal asegura que los dos miembros de la pareja, que se trasladaron de niños a Cataluña con sus familias, adquirieron la "vecindad civil catalana" cuando llevaban 10 años viviendo en esta comunidad, por lo que su matrimonio quedó, desde el momento de celebrarse, "sujeto al régimen de separación de bienes".