Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ochenta ayuntamientos navarros crean una plataforma conjunta para reclamar la gratuidad de la A-15

Lejos de remitir con el paso del tiempo, la demanda ciudadana y política por la gratuidad de la Autopista de Navarra (A-15) se ha reforzado con la creación de una plataforma conjunta en la que ya se integran ochenta ayuntamientos de toda Navarra y cuyas demandas deberán ser atendidas con urgencia por la comisión parlamentaria especial, constituida el pasado jueves, que debe estudiar el futuro de las vías de gran capacidad de la región. Por vez primera, los parlamentarios de UPN en esa comisión han aceptado "estudiar" las opciones para la utilización gratuita de la autopista.Los ayuntamientos de la Ribera de Navarra, la plataforma vecinal de la zona media y los municipios de Sakana y Larraun que propugnan la desaparición de peajes en la Autopista de Navarra (Audenasa) se han unido en una sola organización para presionar al Gobierno de Navarra, radicalmente opuesto a cualquier sistema de liberalización de peajes.

Este objetivo común ha superado ámbitos partidistas y logró reunir en la propia presentación de la plataforma al alcalde de Euskal Herritarrok de Etxarri Aranatz, Fernando Flores, la concejala socialista de Castejón Isuka Navarro y el concejal independiente de Olóriz Roberto Flamarique, como portavoces de un movimiento que ya ha organizado tres nuevas manifestaciones ciudadanas con el lema de la gratuidad, que se celebrarán a lo largo de este mes de febrero en Irurtzun, Tudela y Pamplona.

Los parlamentarios que forman la comisión especial encargada de estudiar el futuro de las vías de gran capacidad de Navarra tendrá que atender la presión de esta plataforma, que une a su demanda la exigencia de la seguridad laboral de los actuales empleados de la A-15, el arreglo de los puntos negros de la carretera nacional 121 entre Pamplona y Tafalla, el desdoblamiento de la nacional 232 en el sur de la comunidad, mejoras en la autovía Pamplona-Vitoria y la transferencia a Navarra del tramo de la Autopista Vasco-aragonesa A-68 en su recorrido por la Comunidad Foral.

La comisión ha establecido su plan de trabajo para los próximos meses, en el que se incluye la comparecencia de representantes de la empresa concesionaria y el encargo de un estudio del costo financiero que supondría rescatar la A-15, a efectuar por el organismo fiscalizador, la Cámara de Comptos. UPN, único partido navarro que se opone a la gratuidad, sitúa la imposibilidad de asumir el gasto como primer motivo del rechazo a la liberalización de peajes. La A-15 es propiedad de Navarra y el Estado a partes iguales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de febrero de 2000