Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ANTONIO VARGAS-LÍDER DE LOS INDÍGENAS DE ECUADOR

"Si no dan marcha atrás, habrá una guerra civil"

ENVIADO ESPECIALAntonio Vargas, de 40 años, presidente de la Confederación Nacional de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (Conai) y líder del movimiento civil que, aliado con un grupo de coroneles, causó la caída de Jamil Mahuad y su Gobierno, descarta que surja en este país una guerrilla indígena como en Chiapas. Apuesta por una resistencia pacífica y prolongada en el pretendido proceso de toma del poder en Ecuador.

En una reunión con la prensa, Vargas señaló que la Conaie no confiará más en los generales ecuatorianos, que supuestamente apoyaron la sublevación y después la hicieron fracasar. "El general Carlos Mendoza trató de pescar en río revuelto y tomarse el mando en el último momento, pero no lo permitimos (...) El pueblo va a prepararse. Si la gente sigue muriéndose de hambre, dentro de tres meses hay un problema mucho más grande", agregó.

"También quiso pescar en río revuelto el actual ministro de Interior, Francisco Huerta, que participó en reuniones golpistas. Quiso formar parte del Gobierno de Salvación Nacional. Lo que no consiguió con nosotros, lo logró con [Gustavo] Noboa". Profesor de educación bilingüe, Antonio Vargas no se siente derrotado. "Tomar todos los poderes durante ocho horas y hacer correr a todos los diputados de Quito a Guayaquil a pedir la bendición de León Febres Cordero y de Noboa es algo que hemos hecho, es una experiencia".

Pregunta. ¿No temen algún levantamiento armado dentro de algunos sectores indígenas?

Respuesta. La Conaie, con toda la experiencia de Centroamérica y Colombia, ha planteado que la lucha va a ser pacífica, humana, espiritual, con la conciencia limpia por un cambio total. La masa ha salido a paralizar al país. Es mucho más grande que la lucha armada; van tomando conciencia todos los sectores, que la unidad hace la fuerza. Con la lucha armada han triunfado otros, pero pronto han caído.

P. El día de la retirada de Quito había indígenas que decían "volveremos con armas".

R. No nos adelantemos, pero el arma de la conciencia y de la verdad sí la tenemos.

P. ¿Puede formarse un grupo guerrillero en Ecuador?

R. Eso jamás. Es difícil.

P. ¿Por qué cayó el triunvirato que tomó el poder?

R. La presión del pueblo era tomar la presidencia. Ahí estaban en las negociaciones entre golpistas y los generales de las tres armas. No aceptaron que Lucio Gutiérrez fuera de la Junta de Gobierno de Salvación Nacional. Pidieron que fuera Mendoza, y juraron ante Dios llevar adelante la junta de gobierno. Después de dos horas vino Mendoza y dijo que renunciaba. Traicionó a la patria. Los coroneles confiaron en los generales porque, caso contrario, iba a haber una matanza entre militares. Hasta un general nos hizo rezar un padrenuestro.P. Mendoza dice que todo fue una estrategia a la espera de que llegara Noboa.

R. No fue así. Nos dijeron que habían cambiado de opinión. Presionó la derecha y EEUU.

P. ¿Intervino EEUU?

R. Esto es una colonia de EEUU. Aquí los gobernantes están de rodillas con EEUU.

P. ¿A qué se debe la marcha atrás de los generales?

R. Por la presión y el miedo de la derecha, de Febres Cordero. Nosotros sí íbamos a acabar con la corrupción, y todos, incluidos los generales, están metidos en la corrupción.

P. Ustedes abandonaron pacíficamente el Congreso. ¿No se plantearon resistir?

R. No estábamos armados para pelear. Esta lucha es de mucha paciencia.

P. ¿Los indígenas regresaron decepcionados a sus aldeas tras el fracaso del levantamiento?

R. No. Volvieron con mucho más coraje. Si no hubiéramos hecho nada, sí hubiéramos tenido decepción.

P. ¿Confiarán otra vez en los generales?

R. Con esta experiencia ya no podemos fiarnos de nadie.

P. ¿Van a seguir las movilizaciones?

R. Se suspenderán temporalmente, pero los parlamentos regionales están continuando. Ahora educamos al pueblo ecuatoriano.

P. ¿Tiene esperanzas en la gestión del nuevo presidente?

R. Nada de confianza le tenemos. Tiene que cambiar totalmente la Corte Suprema de Justicia, la corrupción, las instituciones corruptas. Vamos a ver cómo va el proceso. Con el doctor Mahuad teníamos esperanzas de cambio, pero fueron diálogos de sordos, y con eso no ganábamos. Ahora depende de cómo este nuevo presidente se quiera mover.

P. ¿Se opondrán a la dolarización de la economía?

R. Nos vamos a oponer oportunamente aunque no sabemos qué pueda pasar. Somos oposición. Si no dan marcha atrás (en los programas de ajuste financiero y económico) puede venir una gran explosión social y hasta una guerra civil.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de enero de 2000