Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Microsoft niega haber adoptado un comportamiento monopolista

Alegato de la empresa de Bill Gates en el tramo final del juicio

Microsoft niega haber empleado nunca tácticas en contra de la libre competencia y asegura que su compañía no es un monopolio, sino la opción preferida por los consumidores. La compañía de Bill Gates ha entregado al juez del caso Microsoft un alegato de 70 páginas con su defensa. Aunque las conversaciones para un acuerdo negociado prosiguen en Chicago, el juicio se encamina ya hacia su tramo final.

La compañía facilitó el texto de su alegato al mismo tiempo que anunció unas ganancias del 22% en el segundo trimestre del 99. Los datos parecen demostrar que el proceso judicial, al menos en sus comienzos, no ha repercutido en la marcha de la empresa.Las alegaciones constituyen la respuesta formal de los abogados de Microsoft a las conclusiones preliminares del juez Thomas Penfield Jackson, que detalló un conjunto de prácticas monopolistas.

Microsoft argumenta que su sistema operativo Windows no representa un monopolio porque, aunque domina el mercado, existen competidores que el juez no tomó en consideración. "Tener un producto extremadamente popular", dice la empresa de Bill Gates, "no convierte en monopolista a la compañía que lo fabrica".

Microsoft asegura que el propio juez reconoció que no hay "pruebas suficientes para demostrar que la ambición de Microsoft es un futuro en el que la mayor parte del contenido disponible en la Red será accesible sólo a través de su propio programa de navegación".

Los abogados se apoyan en esta referencia positiva del juez -una de las pocas que hizo- para afirmar que no queda demostrado el comportamiento monopolista. Para ello omiten el final de la frase, que el juez escribió de esta manera: "Sin embargo, las pruebas desvelan un intento de reducir el número de usuarios de Netscape", el navegador de la competencia.

Microsoft sostiene que nunca trató de impedir que los usuarios de Windows obtuvieran y usaran el navegador de Netscape; y como prueba recuerda que esta última vendió decenas de miles de copias de su navegador. El juez determinó en su momento que Microsoft se había esmerado en "bloquear las vías más fáciles e intuitivas" de acceder a este navegador, para que muy pocos optaran por Netscape y la mayoría se volcase con el de Microsoft, integrado en el sistema operativo Windows. Microsoft insiste en que al incorporar el navegador en el sistema operativo no se obtienen dos productos en uno, sino uno solo.

El Departamento de Justicia ha comentado este alegato en el sentido de que Microsoft ignora las conclusiones judiciales. Si no prosperan las conversaciones para un acuerdo extrajudicial, el proceso seguirá su marcha con una nueva vista oral dentro de poco más de un mes, previa a que se dicte la sentencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de enero de 2000