Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Londres dejará en libertad a Pinochet

El Gobierno español reitera que respetará la decisión del Ejecutivo británico

El ministro del Interior del Reino Unido, Jack Straw, decidió ayer que el general Augusto Pinochet no está en condiciones de salud para soportar un juicio tras recibir los resultados de los exámenes que cuatro médicos realizaron al exdictador el pasado miércoles en un hospital de Londres. El ministro da a España siete días para elevar alegaciones, a fin de adoptar su posición definitiva. "La conclusión de los exámenes es inequívoca y unánime. No se espera un cambio en la situación actual", dijo a EL PAÍS anoche un portavoz del Home Office (Ministerio del Interior británico). La decisión de Straw se ha hecho pública cinco días antes de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Chile, donde el anuncio británico fue recibido con satisfacción entre los seguidores de Pinochet y en el Gobierno de centro-izquierda.

Un comunicado del Home Office difundido a las 22.30 (hora española) señala: "La conclusión unánime e inequívoca de los tres médicos y la neuropsicóloga es que, tras un deterioro reciente de la salud del senador Pinochet, no está en condiciones en estos momentos de someterse a juicio y no se espera un cambio en esta posición". "La decisión no implica su liberación inmediata, ya que el ministro ha dado a España y a otras partes que han intervenido en el procedimiento un plazo de siete días para que eleven sus alegaciones", explicó a EL PAÍS un portavoz del Ministerio del Interior. La postura final que adopte Straw puede ser recurrida por las partes (España y las organizaciones de derechos humanos), pero no podrán paralizar la liberación. El Gobierno español avanzó hace meses que no recurriría una decisión a favor de Pinochet por razones humanitarias. En una nota oficial confirmó anoche que respetará la decisión de Londres. Según la ley británica, el ministro del Interior tiene amplia discrecionalidad para resolver si entrega o no a una persona al Estado que pide su extradición. La ley exige, eso sí, que, antes de resolver, el ministro reciba alegaciones de las partes. Con todo, a la luz de los exámenes médicos, Straw ha decidido anticipar ya cuál será su posición final: liberar a Pinochet. En la campaña chilena aparecen empatados en las encuestas el candidato socialista Ricardo Lagos y el conservador Joaquín Lavín. El efecto Pinochet ha jugado, a juicio del candidato socialista, a favor de su oponente. Ahora, la liberación del ex dictador puede alterar el final de la campaña y los propios resultados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de enero de 2000

Más información

  • Los cuatro médicos que le examinaron concluyen que no está en condiciones de someterse a juicio