El Gobierno incumplió el mandato de presentar el proyecto de la ley Municipal en diciembre

El Gobierno terminó el año incumpliendo finalmente el mandato del Parlamento que le instaba a presentar el proyecto de ley Municipal antes de fin de año en la Cámara. Este mandato fue el resultado de una votación perdida por los grupos nacionalistas el pasado 23 de abril, al estar ausentes del salón de sesiones ocho de sus parlamentarios en el debate de una proposición no de ley presentada por el PSE-EE y que fue apoyada por el resto de la oposición. Fuentes de la Vicelehendakaritza han restado importancia a esta omisión asegurando que obedece a la complejidad objetiva del proyecto.

Fuentes de la Vicepresidencia señalaron que la ley Municipal se mantiene en el compromiso del Gobierno para esta legislatura. De hecho, no sólo es una de las 24 que figuran en el calendario legislativo, sino que está expresamente citada en el acuerdo de coalición entre el PNV y EA. Sin embargo, nunca estuvo en el horizonte del año recién terminado, en el que sólo la colocó el inesperado éxito de una iniciativa de la oposición.Las fuentes consultadas resaltaron las "dificultades" que ofrece la elaboración de esta ley, sobre la que al menos los dos gobiernos anteriores prepararon borradores. Sin embargo, ningún gabinete ha llegado a presentar un anteproyecto y cerrar una previsión incumplida desde la aprobación del Estatuto de Gernika o, al menos, desde que se aprobó en 1983 la ley de Territorios Históricos, que reparte las competencias y los recursos económicos entre el Gobierno y las diputaciones. La norma debe abordar, entre otros aspectos problemáticos, la inclusión de los ayuntamientos en el Consejo Vasco de Finanzas, lo que afectará a parte sustancial del actual edificio institucional vasco. Introducir a las entidades locales en ese organismo exige revisar el ámbito competencial de cada institución y obliga a modificar dos leyes de primer orden: la de Territorios Históricos y la de Aportaciones, que fija la contribución de las diputaciones a la Administración común. Ésta última ha de ser modificada en el ejercicio de 2001, dado que ese año deberán renegociarse el Cupo y el Concierto Económico, por lo que el Gobierno estima que ese será el ejercicio más adecuado para abordar en conjunto la modificación de estas dos leyes y la aprobación de la Ley Municipal.

De hecho, el Ejecutivo ha terminado el año sin enviar al Parlamento más proyectos de ley que el de Presupuestos, aprobado el pasado miércoles. Otros seis proyectos, sobre los que la vicelehendakari proporcionó información ya en el mes de julio, tanto a los partidos integrantes del Gobierno (PNV y EA) como a sus socios parlamentarios de EH, se han quedado también sin salir de la sede de Lakua. En este caso, fuentes de Lehendakaritza señalaron que se trata de proyectos mucho menos complicados, que están en estado muy avanzado, en fase de informe jurídico, o, en el caso de algunos de ellas, listas para entrar en la Cámara. En todo caso, el Ejecutivo ha optado por no enviar ninguna y no podrá hacerlo ya hasta el comienzo del próximo período de sesiones, en febrero. Los proyectos que entrarán entonces en el Parlamento serán los de la ley de Edificación, de reforma del Plan General de Carreteras, de Administración Hidráulica, de Reforma de la Ley de Cooperativas, del Taxi y la del Estatuto Personal de los ex lehendakaris.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 02 de enero de 2000.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50