Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condena unánime al ataque de los independentistas a Vidal-Quadras y Juaristi

El ataque de unos 300 estudiantes independentistas y radicales que obligó a suspender el jueves un debate sobre el nacionalismo protagonizado por el eurodiputado del PP Aleix Vidal-Quadras y el profesor Jon Juaristi en la Universidad de Barcelona (UB) provocó ayer una repulsa unánime. El rectorado de la propia UB emitió un comunicado de "rechazo y condena". Vidal-Quadras pidió que la Generalitat y la Universidad tomen medidas "para limpiar a las universidades catalanas de estos bárbaros".

El violento torpedeo del acto con huevos y pintura, además de los insultos, patadas y escupitajos, fue llevado a cabo por miembros del Bloc d"Estudiants Independentistes (BEI) y de Alternativa Estel, que agrupa a estudiantes de varios grupos radicales. Los organizadores de las conferencias acusaron al rectorado de pasividad y tolerancia con los grupos reventadores.Tras condenar los hechos, la nota del rectorado los califica como un "inaceptable" ataque a la libertad de expresión y reunión y afirma que "es especialmente intolerable y rotundamente condenable el ejercicio de cualquier grado de violencia física sobre las personas".

El Comisionado para Universidades del Gobierno catalán hizo suya la nota del rectorado y añadió que estos incidentes merecen ser objeto de una "investigación en profundidad" para determinar las circunstancias en que se produjeron. El presidente del PP de Cataluña. Alberto Fernández Díaz, afirmó que este incidente es "un eslabón más" en una cadena de atentados contra las libertades en las universidades catalanas y "contra quienes no comparten los planteamientos y objetivos del nacionalismo". En este rosario de acciones figuran los altercados en una visita del presidente del Gobierno, José María Aznar, a otra universidad catalana y un reciente torpedeo a una conferencia del ex ministro Juan Alberto Belloch en la UB. "En algunas universidades catalanas hay una verdadera mordaza ideológica y lingüística", dijo.

Condena de Pujol

El dirigente del PP fue más allá y afirmó que los radicales están condicionando con sus votos en el claustro a los equipos rectores de varias universidades "cuyo peaje es silenciar unas veces cualquier posibilidad de crítica al nacionalismo y otras es el impulso a doctrinas de pensamiento nacionalista".

Entre las condenas destacaron la del ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, la del presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, la del líder de la oposición socialista, Pasqual Maragall y la de la federación de enseñanza de CC OO. Ésta pidió a los rectores de las siete universidades catalanas que creen una "plataforma por la tolerancia y la libertad de expresión en las universidades" para afrontar este tipo de situaciones. Cauto en sus palabras, Pujol calificó los hechos como "muy malos", aunque repartió culpas en todos los frentes, informa Josep Garriga desde Palma de Mallorca. "A veces, hay personas que afirman cosas que suponen una auténtica agresión, pero no por eso tiene que haber reacciones violentas", dijo el presidente.

Uno de los participantes en el ciclo de conferencias, el catedrático Francesc de Carreras, pidió una "reparación" al rectorado. Debería consistir, dijo, en la organización de estas mismas conferencias para el mes de enero y a ellas tendrían que asistir el propio rector de la universidad y miembros de su equipo. También Vidal-Quadras reclamó que el acto pueda llevarse a cabo en enero "para recuperar la palabra robada por la violencia". Si el rectorado no toma esta iniciativa, argumentó, "demostrará que su universidad está a merced de bandas fascistas". El eurodiputado conservador destacó que algunas de las organizaciones promotoras de los incidentes están subvencionadas, como el BEI y Alternativa Estel. Esta última plataforma emitió un comunicado en el que justifica su actuación por el hecho de que los organizadores, a quienes llama "grupúsculo españolista", se dediquen a "difundir su ideología ultraderechista".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de diciembre de 1999

Más información

  • Los organizadores piden una "reparación"