Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CUMBRE DE HELSINKI

La cumbre aprueba sanciones contra Rusia por su actuación en Chechenia

ENVIADO ESPECIALLa Unión Europea (UE) renunció ayer a cualquier ambigüedad diplomática para enviar un mensaje rotundo y claro a Rusia para que detenga la matanza en Chechenia y busque una solución política al conflicto. Los Quince, reunidos en Helsinki, aprobaron sanciones económicas y comerciales contra Rusia, que, aunque han de ser concretadas en los próximos meses, suponen un castigo simbólico sin precedentes en las relaciones europeas con Moscú.

Los jefes de Estado y de Gobierno, a instancias del presidente francés, Jacques Chirac, y del primer ministro británico, Tony Blair, rechazaron un primer documento mucho más tímido y exigieron una condena sin paliativos.El drama de la población chechena, atrapada en una guerra sin cuartel, a la que no llega la ayuda humanitaria que se envía desde Europa, ha conmovido la conciencia del Consejo Europeo, que condenó sin reservas mentales la ofensiva militar rusa. "El Consejo Europeo no cuestiona el derecho de Rusia a preservar su integridad territorial ni su derecho a luchar contra el terrorismo. Sin embargo, la lucha contra el terrorismo no puede, bajo ninguna circunstancia, amparar la destrucción de ciudades, ni que éstas sean desalojadas por sus habitantes ni que toda la población sea considerada como terrorista", afirma en su segundo punto la declaración aprobada por el Consejo.

Las sanciones aprobadas por el Consejo abarcan tres capítulos diferentes. Por una lado decidió revisar la estrategia común con Rusia, suspender algunas de las estipulaciones del Acuerdo de Cooperación y Asociación y aplicar estrictamente las normas comerciales de ese acuerdo. Rusia tenía previsto recibir en 1999 unos 140 millones de euros (cerca de 24.000 millones de pesetas) en el programa TACIS. Desde 1991, la ayuda de la UE a Rusia se estima en más de 300.000 millones de pesetas.

El comisario para Relaciones Exteriores, Chris Patten,y la ministra finlandesa de Asuntos Exteriores, Tarja Halonen, lanzaron un mensaje claro a Moscú de que su conducta en Chechenia es inaceptable para la comunidad internacional. Patten subrayó la voluntad de la UE de presionar a Rusia al recordar que se ese país mantiene un superávit comercial multimillonario (10.000 millones de euros) con Europa, que ahora va a ser revisado en términos estrictos. El presidente del Consejo, Paavo Lipponen, destacó que la declaración es clara: "Rusia debe ahora valorar la importancia que otorga a sus relaciones con la UE, y además, esperamos que explique el ultimátum sobre la población civil de Grozni, ya que nos llegan interpretaciones chocantes desde su Administración".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de diciembre de 1999

Más información

  • Chirac y Blair encabezaron la negativa a un texto 'suave' contra Moscú