Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Casa Blanca quiere demandar a los fabricantes de armas

El Gobierno de Estados Unidos anunció ayer que prepara una gigantesca demanda contra los fabricantes de armas. La violencia provocada por estos artefactos causa al erario público unos costes anuales de unos 160.000 millones de pesetas. La Casa Blanca se sumará así a las acciones legales emprendidas desde el pasado año por numerosas ciudades estadounidenses contra los fabricantes de pistolas, revólveres, fusiles y metralletas."Estados Unidos vive una epidemia de violencia armada; casi 100 personas mueren cada día en este país por disparos", declaró ayer un portavoz del departamento de Justicia. Más de 600.000 delitos se cometen cada año en Estados Unidos por individuos armados y las muertes por disparos son unas 30.000.

Clinton ha dado su bendición a la demanda. Pero tanto él como sus expertos quieren dar una última oportunidad al sector. La demanda no se materializará si en breve los fabricantes acceden a alcanzar acuerdos con las ciudades que les han demandado, y cambian de comportamiento comercial.

Un total de 28 ayuntamientos, incluidos los de Chicago, Los Angeles y San Francisco, han presentado demandas reclamando el reembolso de los gastos municipales, tanto médicos como policiales, provocados por la ligereza de los fabricantes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de diciembre de 1999