Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Clinton afirma en Ankara que "la nueva Europa libre y unida" debe incluir a Turquía

Dos días después de que un nuevo terremoto sacudiera el país y en vísperas de la cumbre de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE), el presidente de EEUU, Bill Clinton, llegó el domingo a Ankara. Tras entrevistarse ayer con el presidente turco, Suleyman Demirel, Clinton aprovechó para expresar su respaldo a la integración de Turquía en la Unión Europea (UE). "La nueva Europa libre y unida debe incluir a Turquía", dijo. Clinton hizo un llamamiento para que mejoren los derechos humanos en ese país, aunque reconoció progresos.

Son muchas las asignaturas pendientes que Clinton desearía ver zanjadas en Turquía antes del final de su mandato: sellar una reconciliación entre Grecia y Turquía, encauzar un definitivo proceso de paz en Chipre y pujar por el control de las líneas energéticas que provienen del mar Caspio. Ésos son los ejes de su gira. Ambos mandatarios expresaron su satisfacción por las estrechas relaciones diplomáticas que mantienen sus respectivos países. "Durante la guerra fría se solidificaron nuestros lazos y hoy compartimos la misma confianza en la democracia, la libertad y la paz", aseguró Demirel. Por su parte, Clinton tuvo palabras de solidaridad con el pueblo turco por los recientes terremotos y afirmó que EEUU "continuará haciendo todo lo posible para acelerar la recuperación de Turquía, incentivar la inversión privada y ayudar al país frente a futuros desastres".

El presidente de Estados Unidos también quiso subrayar su apoyo a la candidatura de Turquía a la UE y declaró que "la nueva Europa libre y unida debe incluir a Turquía", al tiempo que instaba a este país a la reconciliación con Grecia, su gran enemigo histórico. A pesar de que en los últimos meses ha surgido un proceso de acercamiento entre ambos países -acentuado por la ayuda mutua ante los terremotos de este verano- el escollo de Chipre sigue amenazando las perspectivas de reconciliación.

Clinton pretende en esta visita impulsar y apadrinar el inicio de un proceso negociador para un conflicto que enfrenta a ambos países desde hace más de 25 años. Ésta, ha sido durante años la reivindicación esencial del lobby griego en Estados Unidos, próximo al Partido Demócrata.

Tradicionalmente, el gran problema para la apertura de negociaciones sobre Chipre ha sido la exigencia de la parte turcochipriota de que le sea reconocido un estatuto internacional idéntico al que ostentan los grecochipriotas; es decir, que se acepte la existencia de dos entidades con rango estatal en la isla. Pese a los años transcurridos desde la invasión turca de 1974, la República Turca del Norte de Chipre sólo ha sido reconocida por Turquía.

Sin embargo, unas declaraciones de Clinton durante la visita a Estados Unidos del primer ministro turco Bülent Ecevit en septiembre aclarando que "en Chipre ya no es posible un retorno a la situación previa a 1974", parecen haber posibilitado una solución de compromiso. El presidente turcochipriota, Rauf Denktas, anunció el domingo que acepta participar en una ronda de conversaciones con el líder grecochipriota, Glafcos Clerides. Las conversaciones se iniciaran en Nueva York el 3 de diciembre bajo los auspicios del secretario general de la ONU, Kofi Annan.

El presidente norteamericano expresó también su deseo de que Turquía profundice su democracia y el respeto a los derechos humanos. "Ha habido una mejora impresionante en los últimos años, y espero que continuarán los progresos, en especial en el terreno de la libertad de expresión", manifestó.

Clintón aprovechará su estancia en Turquía para tratar la conflictiva situación en el Cáucaso. Está previsto que, durante la cumbre de la OSCE en Estambul, Clinton respalde la firma del acuerdo para la construcción del oleoducto Baku-Ceyhan. Un proyecto predilecto de la Administración norteamericana y que debe conectar los campos petrolíferos de Azerbaiyán, en el Caspio, con la refinería turca de Ceyhan, en el Mediterráneo, evitando que el petróleo discurra por territorio ruso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de noviembre de 1999

Más información

  • El presidente de Estados Unidos trata de impulsar también la reconciliación con Grecia