Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ópera barroca de Antonio Florio llega al teatro de la Abadía

La presencia de La Capella della Pietá de Turchini supone uno de los grandes acontecimientos de la programación del Festival de Otoño de Madrid. Este perfeccionista y artesanal grupo, que actúa por primera vez en la capital (hoy, sábado, y mañana, domingo), ofrecerá en el teatro de la Abadía el espectáculo La edad de oro de la ópera napolitana, con un programa que incluye obras de Doménico Sarri, Leonardo Vinci, Francesco Grillo, Domenico Cimarosa, Francesco Durante y Leonardo Leo.Anteriormente ya sorprendieron en Santiago, Sevilla, Segovia y en tres ocasiones en Barcelona, la última, el pasado año, que representaron La colomba ferita, de Franceso Provenzale, uno de los compositores napolitanos de finales del siglo XVII y primera mitad del XVIII que La Capella della Pietá de Turchini no sólo interpreta, sino que investiga. Un trabajo que su director, Antonio Florio, lleva a cabo desde su centro de música antigua, situado en el viejo monasterio de Santa Caterina de Siena, que abandonó el culto para convertirse en la sede de uno de los proyectos más ambiciosos y rigurosos, al tiempo que salpicado de elementos artesanales, que hay en el estudio de la música barroca en Europa.

Tanto el Centro de Música Antigua de Nápoles como La Capella della Pietá de Turchini están dirigidos por Florio, un joven violonchelista y pianista formado en Bari, dedicado a la investigación musicológica, en todas sus vertientes, aunque centrado en la música napolitana del siglo XVII y algo del XVIII. En los últimos tiempos la casa Opus 111, considerada un sello discográfico casi alternativo, está grabando una colección bajo el nombre genérico de Tesoros de Nápoles, en la que se pretende registrar todo el trabajo de la Capella della Pietá de Turchini. Expertos y entendidos dicen de esta colección que supone la gran renovación que se ha producido en los últimos años en el barroco.

Virtuosos

Distintas escenas de ópera bufa, en las que han demostrado una alto grado de especialización, arias para distintas voces e instrumentos de la época, cavatinas y concertatos a cinco voces y cuerdas son algunos de los temas que tiene previsto ofrecer este grupo, que cuenta con dos sopranos, dos tenores, un barítono, además de una formación instrumental compuesta por 16 profesores, algunos de ellos virtuosos en el dominio de instrumentos musicales de la época.La Capella della Pietá de Turchini toma el nombre de uno de los conservatorios más importantes que existían en Italia, concretamente en Nápoles, en la época en la que la ópera barroca estaba en su máximo esplendor, una etapa en la que estas instituciones eran generadores de importantes músicos y destacados maestros, como Francesco Provenzale o Domenico Auletta, o discípulos suyos a los que se considera responsables de la introducción de la ópera en España a los que Florio trata de recuperar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de noviembre de 1999