EEUU entrega a Panamá sus tres últimas bases estratégicas en el canal

La estratégica base aérea estadounidense de Howard, el fuerte Kobbe y Farfán fueron transferidos ayer al Gobierno de Panamá en virtud de los tratados Torrijos-Carter, de 1977, que conceden la soberanía a este país sobre el canal a partir del próximo 31 de diciembre. A la ceremonia de entrega asistieron la presidenta de Panamá, Mireya Moscoso; el embajador de EEUU, Simón Ferro; el ministro de Exteriores panameño, José Miguel Alemán, y el jefe de la base de Howard, coronel Roger Corbin, entre otras autoridades.

En su discurso, Moscoso dijo que la transferencia de Howard, Kobbe y Farfán no es sólo una prueba del respeto que tiene EEUU por el anhelo de Panamá de alcanzar la plena soberanía nacional, sino también el comienzo de una nueva era en las relaciones bilaterales. Añadió la presidenta que esas instalaciones se adecuan al plan del Gobierno de desarrollar en ellas un centro de transporte de mercancías, incluidos el atraque de buques y la descarga, en los puertos existentes y en otros que serán construidos en la zona, para la que hay también proyectos turísticos.Una fuente de la estatal Autoridad de la Región Interoceánica (ARI), encargada de desarrollar los bienes que EEUU ha transferido ya a Panamá en cumplimiento del tratado de 1977, manifestó que la reconversión al uso civil de Howard, a orillas del océano Pacífico, es "clave" para el futuro del país. Howard, Kobbe, Rodman (base naval ya transferida en marzo) y Farfán constituyen un complejo en la orilla oeste de la vía interoceánica de enorme potencial económico, según estudios técnicos estadounidenses.

Howard, Kobbe y Farfán ocupan 5.000 hectáreas y entre sus instalaciones destacan un aeropuerto con una pista de 2.485 metros, la más larga de América Latina, 609 edificios y 303.600 metros cuadrados de construcción, incluidas 1.070 viviendas.

Según fuentes del anterior gobierno panameño, Howard estuvo a punto de convertirse en 1998 en un centro de lucha continental antidrogas. Esas fuentes subrayaron que la decisión de convertir esta base en un centro de transporte no fue improvisada, sino un proyecto concebido con mucha antelación al fracaso de las negociaciones entre Panamá y EEUU para instalar allí un Centro Multilateral Antidrogas.

A mediados de octubre partió el último de los 400 soldados que quedaban en Howard, en labores administrativas y de resguardo del área, que ahora queda a cargo de la ARI. De las diez bases militares y una veintena de poblados e instalaciones industriales de EEUU en Panamá sólo queda por transferir el Fuerte Clayton (el próximo día 30), que fue sede del Ejército Sur del Pentágono, hoy radicado en Puerto Rico, tras 85 años de ocupación militar. El 31 de diciembre, a mediodía local, EEUU transferirá a Panamá el control del canal, y con esa ceremonia terminará su presencia militar en Panamá, que durante la II Guerra Mundial llegó a ser de 50.000 hombres.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 01 de noviembre de 1999.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50