Cartas al director
i

Complacencia

Un grupo de vecinos de la localidad de Mixco (Guatemala) expresamos nuestra complacencia por la sentencia dada por la justicia británica para extraditar a España al general Augusto Pinochet.Estamos en la era de la globalización y esto no debe ser sólo para lo económico (que hunde en la miseria a nuestros países), sino también para el imperio de la justicia. Ha llegado la hora de decir ¡basta! a los torturadores, asesinos y genocidas.

No deseamos para Pinochet ninguna clase de malos tratos. Queremos que se le trate bien en España. Aun los mayores genocidas se merecen respeto, porque son personas y queremos para ellos lo que no hicieron con su pueblo. Sin embargo, es necesario que quede recluido para escarmiento de todos aquellos dictadores violadores de los derechos humanos.

Después de Pinochet, pedimos al juez Garzón y a todos los que anhelan justicia que se le haga un juicio -aunque sea simbólico- a una de los mayores genocidas de América Latina, el general guatemalteco Efraín Ríos Mont, quien aplicó en los años 82-83 la política de "tierra arrasada", responsable del desaparecimiento de 448 aldeas y de la muerte, por masacres y ajusticiamientos, de casi 14.000 personas, la mayoría indígenas, incluidos mujeres y niños.- . .

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 30 de octubre de 1999.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50